«Aún vivimos en un país de silencio»

04/06/2019 por

Carlos Hernández de Miguel, autor del libro. / LVA
Carlos Hernández de Miguel, autor del libro. / LVA

Carlos Hernández presenta hoy su libro ‘Los campos de concentración de Franco’ | El periodista madrileño ha documentado tres centenares de estos centros, doce de ellos en Asturias y uno en Avilés, el de La Vidriera

ALEJANDRO L. JAMBRINA AVILÉS.
2

«Una vez dentro del campo, quienes hasta entonces éramos pacíficos ciudadanos pasamos a convertirnos, por obra y gracia de las autoridades franquistas, en delincuentes peligrosos y prisioneros de guerra». Son palabras de Manuel Vega, un vecino de Infiesto que fue prisionero, junto a miles de personas, en el campo de concentración ‘La Vidriera’ de Avilés. Su testimonio, como el de muchas otras víctimas, se recoge ahora en el último libro del periodista Carlos Hernández de Miguel, titulado ‘Los campos de concentración de Franco’ y que el autor presenta esta tarde, a las 19.30 horas, en el palacio de Valdecarzana.

Después de tres largos años, Hernández presenta en esta obra una investigación que revela la existencia de trescientos campos de concentración franquistas, doce de ellos en Asturias, por los que pasaron entre 700.000 y un millón de españoles. «Conocemos los males de otros pero desconocemos nuestro propio pasado. La Dictadura se pasó cuarenta años intentando borrar sus crímenes y el resultado es que vivimos en una España del silencio», señala el autor en relación al desconocimiento de la gente sobre la existencia de campos de concentración en muchas localidades españolas.

Situado a la entrada de Avilés, en la confluencia de la avenida de Gijón con la calle Llano Ponte, donde hoy se encuentra el Centro Municipal de Arte y Exposiciones, el campo de concentración de La Vidriera fue uno de los más importantes del Norte de España, llegando a acoger a más de 1.200 prisioneros entre 1938 y 1939.

Según la investigación del autor, Asturias fue una de las regiones con más campos de concentración en relación a su tamaño. Un total de doce, ubicados en instalaciones de lo más común como la fábrica de conservas de Candás, la plaza de toros de Gijón o el manicomio de La Cadellada, en Oviedo. «Los medios con los que contaba el régimen eran deficientes y por eso se decidió habilitar este tipo de espacios para hacinar, ejecutar y reeducar a miles de españoles», sostiene Hernández.

«Las autoridades dentro del campo eran un sargento, conocido como ‘La Aviación’, por el revuelo que se formaba cada vez que aparecía por la nave; un brigada que tenía una pierna de palo y un teniente, al que los prisioneros habían puesto el apodo de ‘El Ferruchu’ por lo severo que era», recuerda en el libro Manuel Vega, prisionero en Avilés en el año 1.939.

«Hay españoles engañados»

Con su último libro publicado, Carlos Hernández pretende dar a conocer una gran mancha en la historia del país, una mancha que no se debe olvidar. «Lo triste es que a partir de la Transición no se empezase a corregir este silencio. Hoy en día te sigues encontrando a gente en pequeñas localidades que temen contar lo que recuerdan de aquellos años», destaca el autor, que alude a «generaciones de españoles engañados».

El libro también recoge el testimonio de María Ángeles Ovies, hija de otro prisionero de La Vidriera, que recuerda «que los soldados sacaban a los hombres atados por la villa y las familias aprovechaban para verlos pasar y poder hablarles a distancia». Son duros recuerdos de algo que pasó en nuestras calles hace tan solo ochenta años, pero que ya nadie parece recordar. «Así eran las cosas, los prisioneros sufrían un trato denigrante por parte de los soldados. Ya les habían derrotado en el campo de batalla y también querían derrotarles ideológicamente».

El libro de Hernández relata muchas más historias, cientos de voces olvidadas que ahora salen a la luz. De la historia más triste de Avilés y de muchas otras localidades españolas, estará hablando el periodista e investigador esta tarde en el Valdecarzana.

https://www.elcomercio.es/aviles/vivimos-pais-silencio-20190603005544-ntvo.html

Comentarios

comentarios