Crónica del Mazucu 2018: Ayer, hoy y mañana

16/09/2018 por

Con un tambaleado, pero firme y desafiante monumento como testigo y metafora, víctima, un año mas, de la barbarie fascista, cientos de personas abarrotaron ayer la campera del Altu de la Tornería para homenajear a quienes defendieron incluso con su vida al primer Régimen verdaderamente democrático que vivió nuestro país, la II Republica, de la agresión del fascismo internacional, integrado por los golpistas españoles, los fascistas italianos y los nazis alemanes, en una batalla que pasaría a los anales de la historia.

El acto, organizado por Famyr y Ahaztuak, sirve además cada año para homenajear a quienes se han distinguido en la lucha antifascista. Este año, los homenajeados fueron Vicente Gutiérrez Solis, Pepe Lavandera, los familiares de los héroes de Fuerte Carchuna, los jóvenes de Altsasu y la joven asesinada Nagore Laffage.

Como en pocas ocasiones puede verse, el acto convocó en la montaña llanisca a representantes de todo el arco político progresista ya no solo asturiano, sino de todo el norte de la península: vascos, navarros, cántabros, gallegos e incluso andaluces se unieron a los asturianos. Gente de PCPE, Podemos, PCE, IU, Andecha Astur, CSI, CCOO, Asturias Laica, Cultural Gijonesa, Ateneo Obrero, Asturies y Gijón Socialista etc. El acto del Mazucu ha logrado reproducir, por un día, el viejo sueño de unidad de la izquierda, como no se veia desde los tiempos del Frente Popular. Solo faltó el concejal de IU de Llanes recientemente asesinado y figura habitual en este acto, Javier Ardines, que estuvo, sin embargo, muy presente en el animo, los discursos y en el minuto de silencio que se guardo en su memoria.

  El acto empezó con cierto retraso, provocado por el constante desfilar de los indignados participantes por el monumento para comprobar el efecto de la cobarde e impune agresión que sufrió nuevamente y por el natural interés de los periodistas ante la nueva agresión fascista al símbolo de quienes con tanto ardor les combatieron en esas mismas montañas.

 

 

 

 

 

 

El espíritu del “No pasaran” revivió ayer en El Mazucu como pocas veces antes.

 

Tras la introducción del Presidente de Famyr, Juan Cigarria, dio comienzo el turno de discursos, que inició el representante de Ahaztuak, Marcelo Alvarez, quien denunció las “complicidades con los fascistas” por la impunidad de la que gozan quienes, año tras año, atentan contra el monumento. También denunció la detención del actor Wily Toledo, cuyo caso puso como ejemplo del proceso de deterioro democrático del Regimen del 78.

Después le tocó el turno al propio Cigarria, que dio la bienvenida a los presentes “a un acto que comenzó hace casi veinte años como un homenaje a los pocos combatientes que aun quedaban y hoy se ha convertido en un referente de la lucha antifascista y la mejor prueba de que la memoria histórica es presente y futuro. No se puede construir el futuro sin memoria“.

Cigarria denunció el maniqueismo “de la presunta izquierda, que ahora se preocupa de los restos de la momia del dictador. “A nosotros no nos preocupa lo que se haga con los restos de Franco, nos preocupan los miles de republicanos que yacen aún en Cuelgamuros, en las cunetas de toda España, nos preocupan los que se asesina cada día con los recortes, con la precariedad; las mujeres que cada día son asesinadas. Andan a vueltas con los restos de Franco, pero jamas se han preocupado por los restos de los republicanos que están allí.

Las víctimas del franquismo tienen hoy el mismo reconocimiento legal que durante el Régimen: ninguno. Y tenemos que ver como la Ley de Víctimas del Terrorismo recoge todas las reivindicaciones que nosotros exigimos para las del franquismo y hacen caso omiso. Desde el Parlamento español se sigue avalando el Modelo español de impunidad. Solo la presión popular hará que nuestras víctimas consigan Verdad, Justicia y Reparación.

Lo que debemos tener claro es las víctimas del franquismo lucharon por las mismas cosas por las que nosotros luchamos hoy y el mejor homenaje es continuar la lucha por esas causas. Ayer nos fusilaban con balas, hoy nos fusilan con el BOE. Es nuestra obligación luchar por todas las víctimas”.

 

 

ENTREGA DE PREMIOS A LOS VALORES REPUBLICANOS Mª JESÚS SUAREZ RABANILLO

Se inició después la entrega de los premios a los valores republicanos, que llevan el nombre de la mítica memorialista de Famyr, la comunista avilesina ya desaparecida, María Jesús Suárez Rabanillo, con el homenaje al no menos mítico comunista Vicente Gutiérrez Solis, un referente de la lucha antifranquista asturiana y uno de los hombres mas queridos de la vida política asturiana. Un homenaje que empezaría a dar al acto un carácter emotivo, a la par que reivindicativo, que se mantendría ya hasta el final.

 

Vicente fue fiel a sí mismo y comenzó con el tono reivindicativo y recordó la necesidad “de seguir trabajando y seguir homenajeando a los que luchan por la memoria”.

Pero subió la emotividad de los presentes hasta lo mas alto, al reivindicar el papel fundamental de su esposa, Marcolina, para poder sacar a sus hijos,adelante en circunstancias penosas, ante la represión franquista por su lucha. Y mantuvo la emotividad en su cenit, al recordar la figura del concejal de IU de Llanes recientemente asesinado, Javier Ardines.

Reclamó como fundamental la unidad en la lucha de todas las fuerzas progresistas y de izquierdas. Y terminó recibiendo una atronadora y emocionada ovación.

 

 

 

Por la misma senda emocional discurrió el homenaje a Pepe Lavandera, histórico dirigente del PCE e IU, que compartió prisión con todos los mitos de la lucha antifranquista española, como Marcelino Camacho, Horacio Fernández Inguanzo o Juanín Muñiz. Fue presentado por Rafael Velasco, que insistió en su figura como un referente de la lucha antifranquista asturiana.

Emocionado, Pepe recordó su especial ligazón con el lugar “ya que aquí luchó mi padre y aquí perdió su pierna”, recordó la sorna paterna, que le empujaba a recordar que la derrota en la Guerra le había hecho pasar “de caballero mutilado a un puto cojo”. Y lamentó versé obligado a continuar luchando por “establecer una,Sociedad que pensaba que no tendría que hacerlo llegado ya a esta edad, pero no pudimos lograrlo y hay que seguir luchando”.

 

 

Rubén Norniella, miembro de Famyr y uno de los organizadores del homenaje que se realizó, el pasado mes de mayo, en Motril (Granada), a los héroes de Fuerte Carchuna en 1938, en la que una acción de comando rescató a,300 presos republicanos, todos ellos asturianos y antiguos combatientes en El Mazucu, comenzó incidiendo en el carácter emotivo de los premios de este año, por incluir a dos referencias como Solis y Lavandera, ademas de a los familiares de los héroes de Carchuna. Resaltó el carácter asombroso de aquella gesta “auténticamente de película y en la que, por una vez, fuimos vencedores, que ya nos viene bien”. Presentó a los premiados, Rosa Menéndez y Félix Muriel -hijos de dos de aquellos héroes- y al diputado andaluz de Podemos, Jesus De Manuel, “verdadera alma del homenaje de Carchuna y que supó inyectarme en vena su pasión por recuperar la Memoria de la gesta de Motril”. Norniella lamentó que los premiados matrileños no pudieran desplazarse hasta Asturias, delegando su representación en De Manuel y recordó con emoción a todo el colectivo memorialista matrileño que participó en la organización y realización del homenaje del pasado mayo, en el que también participaron Famyr y Podemos Asturias. Félix Muriel y Rosa Menéndez agradecieron, emocionados, el premio a la gesta de sus padres, a los que dedicaron un emotivo recuerdo. De Manuel recordó lo importante de aquella gesta “muestra de la solidaridad entre los pueblos de España y también la internacional”, recordando la participación de los brigadistas internacionales en el Comando y también a “Los Niños de la Noche”, que trabajan clandestinamente en la zona y que fueron decisivos para el éxito de la operación. También reivindicó los triunfos del bando republicano “en este caso y en muchos mas, porque también hubo victorias”. Resaltó que todos los liberados “habían luchado heroicamente en estas montañas, maravillando al mundo entero por su capacidad de resistencia”.

Después sería Marcelo Álvarez quien se encargaría de disculpar la ausencia de Asun, la madre de otra de las premiadas, Nagore Laffague, violada y asesinada “por un miembro de la alta sociedad, que apenas pisó la carcel y que hoy ya trabaja de nuevo como psicólogo en Madrid. Fijaros alguien con un delito así trabajando como psicólogo… Alucinante”. Marcelo señaló que los muchos escenarios de su lucha le impedían a la madre de Nagore acudir y transmitió su agradecimiento por el premio, que fue recogido en su nombre por el propio Marcelo.

Después, glosaría la figura de los últimos premiados, los jóvenes de Atsasu, que vieron como una trifulca tabernaria con dos guardia civiles les convertía en terroristas, en uno de los mayores escándalos judiciales de la historia de nuestro país. Marcelo calificó la sentencia de “venganza” y señaló que “la ley y la justicia no tienen nada que ver con esto y demuestra que la Justicia es una tela de araña hecha para atrapar a bichos pequeños”.

Marcelo presentó a algunos de los padres de estos jóvenes, que acudieron a recibir el premio: Juan Miguel Urdangarín y María del Carmen Cano, padres de Aren, que logró la libertad en el pasado mes de marzo, y Antxon Ramirez De Alda, padre de Adur, que aún continua en prisión. Antxon afirmó que “nuestros hijos salieron una noche de juerga y regresaron con la maleta de terroristas. Van a obligarlos a cumplir seis años de prisión por una pelea de bar sin mas importancia”. Antxon agradeció el premio “y las continuas muestras de solidaridad que recibimos. Nos vamos de aquí emocionados y agradecidos, porque vosotros sois un ejemplo de lucha”. Señaló que “en estos momentos estamos en la fase de recursos, pero no confiamos mucho en lograr resultados”.

 

Terminada la entrega de los premios se procedió a realizar un minuto de silencio, en memoria de Javier Ardines y se cerró el acto con un danzari vasco bailando un aurrescu, en homenaje a los combatientes en la batalla de El Mazucu y los homenajeados de este año.Al sonido de las gaitas sonó la Internacional cantada a viva voz por los allí presentes. Tras el acto, se celebró la tradicional comida campestre, que cerró la celebración.

Hasta la victoria, Siempre.

          

Comentarios

comentarios