Andalucía y Asturias se unen para homejanear a los fugados de Carchuna

28/05/2018 por

Publicado el mayo 27, 2018

Descubrimiento en el fuerte Carchuna de una placa en recuerdo y homenaje a la fuga de presos republicanos. De izquierda a derecha Rubén Norniella, de FAMYR, Félix Muriel y Rosa Menéndez, hijos de dos de los fugados, y Dani Ripa, secretario general de Podemos Asturias. Foto / Iván García

Este fin de semana se iniciaron en la provincia de Granada los actos en homenaje a los presos fugados hace ahora 80 años del fuerte Carchuna, cerca de Motril, el episodio más novelesco y exitoso protagonizado por el Ejército Republicano en la guerra civil española. La mayoría de los fugados eran asturianos.

Los actos reunieron a asturianos desplazados a Granada y a andaluces que hicieron de anfitriones. Entre ellos estaban familiares de los protagonistas de aquella épica evasión, representantes políticos de Podemos e IU en ambas autonomías y de asociaciones de la memoria histórica, como la asturiana FAMYR.

La liberación del fuerte Carchuna, donde estaban presos decenas de republicanos asturianos detenidos tras la caída del Frente Norte, se produjo en mayo de 1938. El episodio comenzó con la fuga de cuatro tenientes asturianos del Ejército republicano que, tras andar por el monte seis horas en precarias condiciones, lograron contactar con las fuerzas del también asturiano Luis Bárzana, Mayor Jefe de la 71 División.

Días después, los cuatro tenientes encabezaron el grupo organizado para liberar a sus compañeros presos en Carchuna, 305, custodiados por una treintena de combatientes franquistas al mando de un alférez y varios sargentos. La operación fue por mar, con dos embarcaciones, una con motor y otra de remos, que salieron de su base de Castell del Ferro.

Los republicanos sorprendieron a los centinelas y a los mandos del fuerte, a los que fusilaron allí mismo al poco de penetrar en su interior: el alférez, tres sargentos y un cabo. Ya en el exterior, los fugados tuvieron un enfrentamiento con la Guardia Civil en Calahonda, que se saldó con dos republicanos asturianos muertos. Pero el resto logró escapar y contactar con sus compañeros pasando a las líneas republicanas, ayudados por un ataque de distracción de las tropas de Luis Bárzena a las franquistas.

La emoción de los fugados al contactar con sus compañeros y poner fin a su aventura recordaba a la que se vivió este fin de semana en los actos del 80 aniversario. Representando a las familias de aquellos que fueron considerados héroes por el Ejército Republicano estaban Félix Adolfo Muriel, hijo de Cándido Adolfo Muriel, uno de los cuatro tenientes que hicieron posible la operación, y Rosa María Menéndez, hija de Gerardo Menéndez, otro de los protagonistas.

Tanto los familiares como los responsables políticos presentes y los activistas de los grupos de la memoria histórica criticaron la decisión de la alcaldesa pedánea de Carchuna, que impidió que los actos se celebraran en el fuerte. Una actitud “ofensiva y de mal gusto”, dijeron.

Comentarios

comentarios