Hasta siempre Comandante Robert. In memoriam

07/01/2016 por

En homenaje póstumo a nuestro amigo y compañero el Comandante Robert recogemos aqui diversos artículos y videos sobre su figura. Su última visita a Asturias en 2010 con motivo del REPUBLICASTUR de ese año nos permitió disfrutar de él a todos los asturianos. Posteriormente el presidente socialista del Principado de Asturias, Javier Fernández, se negó a concederle a él y a Cristino Garcia la medalla de Oro de Asturias, aunque pudimos conseguir que se le diese su nombre a un Parque en Gijón.

Para siempre en nuestro recuerdo. Adiós a uno de los nuestros.

 

Palabras del Comandante Robert en la Inauguración del Parque que lleva su nombre en Gijón el día de su cumpleaños, 14 de abril de 2013

inauguracion+parque+robert

Camaradas, amigas y amigos,

Estáis hoy reunidos aquí, para la inauguración de un parque dedicado a mi modesta persona. Otros lo han merecido tanto como yo.

No obstante, antes de ir más lejos, quisiera dirigir unas palabras a doña María Jesús Álvarez González, presidenta de la precedente Junta general del Principado de Asturias así como también a doña Paz Fernández, alcaldesa de Gijón también de la gobernación anterior. A ellas dos va todo mi reconocimiento y mi gratitud y les doy las más expresivas gracias acompañadas por haber elaborado este proyecto juntamente con la Federación Asturiana Memoria y República (FAMyR).

A todos ellos muchisimas gracias.

 

Cuando, después de la tragedia española, vencido el ejército republicano, tuvimos que huir para salvar nuestras vidas, a buscar refugio donde podíamos y naturalmente lo más logico era el pasar esa frontera pirenaica y refugiarnos en Francia, salvamos nuestras vidas pero, al año de estar en este país, vemos llegar los mismos que ayudaron al golpe de estado a echarnos de nuestra patria es decir las hordas nazis venir por la otra parte de Francia, por el norte, invadir Francia y casi toda Europa.

 

Para nosotros, los Republicanos Españoles refugiados en Francia se nos presentaba un dilema. Éramos, para los nazis, éramos los Rojos Españoles que les habíamos dado mucho hilo que retorcer durante la contienda española y naturalmente se presentaba para nosotros una situación muy difícil y nueva. Y para ello no tuvimos más remedio que organizarnos en la lucha armada con medios muy débiles pero enfín, con una voluntad siempre de hierro para hacer frente a esa situación nueva.

Hicimos parte de las guerrillas urbanas qui fueron las que más sufrieron al principio y más tarde, en el año 42, se decidió en el sur de Francia, precisamente en el departamento del Ariège, se decidió de crear el cuerpo de guerrilleros, el 14 cuerpo de guerrilleros que ya existía durante nuestra contienda en España.

Este cuerpo de guerrilleros empezó en todas las provincias del sur de Francia, es decir que lindaban con los Pirineos, de crear brigadas de guerrilleros con cuatro o cinco o seis hombres, nada más, pero a medida que estás unidades podían recuperar armas se iban fortaleciendo y podían combatir más facilmente el enemigo. Y poco a poco, se hicieron unidades bastante importantes con relación a lo que podía ser la Resistencia y, al final de la guerra, contábamos ya con cerca de 10 000 guerrilleros españoles en Francia.

…………………………………………………………………………………………………..

…………………………………………………………………………………………………..

… Hoy todo ha pasado. Los años también y hoy me encuentro en mi tierra asturiana que estos hombres que me han descubierto hace tiempo y que han querido que venga a hablarles de todo esto, estuve a verles aquí hace un año o quizás dos, no sé, y decidieron que volviera otra vez para, con la alcaldía y con la asociación de la F.A.M.Y.R dedicarme este parque en el barrio majísimo de Gijón.

No sé, tengo por costumbre, cada vez que se me ha otorgado alguna recompensa, de asociar, de hacer partícipes a esa recompensa a todos mis camaradas de combate porque es a ellos que les debo lo que soy hoy y, la misma cosa lo hago con este parque. Dedico este parque, también, conmigo a todos mis camaradas desaparecidos ya.

 

Que descansen en paz y que sean orgullosos de lo que hemos conseguido todos juntos.

Después de la Liberación de Francia, el gobierno francés, años después, organizó en las escuelas lo que llamaron la Resistencia y la Deportación. Los maestros, los profesores iniciaban a los jóvenes para que hicieran una redacción de lo que representaba para ellos la Resistencia y la Deportación y estos chavales, estos adolescentes iban buscando gente que había estado en el maquis, para enterarse de cómo funcionaban, a otros que habían estado deportados y a diferentes gentes, para poder hacer su redacción y entregarla para el concurso de la Liberación.

Entonces, nosotros, los guerrilleros españoles y los franceses que habían estado también, ibamos por las escuelas, por los colegios, por los liceos, a explicar a estas jóvenes generaciones lo que había sido la Resistencia, lo que había sido la lucha clandestina, las motivaciones que teníamos cada uno de estar en esa lucha y el por qué, sobre todo los Españoles, el por qué estábamos en Francia, porque no lo sabían, claro. Teníamos que explicarlo y hemos estado siempre batallando por todas partes.

Yo, como responsable de esta unidad he estado solicitado mucho, en España también, he estado en Tarragona, he estado en Galicia, he estado dos veces en Asturias, he estado dos o tres veces en Madrid, y lo hacemos todos, cada uno con lo que sabe, explicando.

Ya quedamos muy poquitos… Imaginaros que estoy cumpliendo hoy mis 94 años.

Entonces creo que los supervivientes son raros, pero, enfin !!, hemos hecho todo esto, y continuamos haciendo, lo que consideramos como nuestro deber y no vamos para sitios, ni venimos aquí tampoco para conquistar unos títulos de gloria, no.

Pero sí, quisiéramos pedir, me atrevería casi a exigir, para todos aquéllos que cayeron en la lucha, aquellos camaradas que lo dieron todo por la justicia y la libertad y que dejaron su vida para permitirnos hoy de vivir libres en una sociedad un poco revuelta. Pero… ¡ Enfin !

Para ellos, exigiría casi, todo el respeto que se merece por su gesta y el reconocimiento también en la Historia de la naciones liberadas de la peste nazi.

En cuanto a los otros, los raros supervivientes, rarísimos, diré ya, de esa época que nos obstinamos en llamar gloriosa, para los otros nuestra mejor recompensa no puede ser otra que la paz. La paz en nuestra conciencia y el sentimiento y la satisfacción de haber cumplido con nuestro deber de hombres libres y creo que puedo decirlo en alto, que supimos hacerlo con dignidad y con coraje.

Quisiera pediros unos pequeños minutos más para que escuchéis esta cinta que me fue enviada por dos camaradas de mi brigaga que se vinieron a España a luchar y que fueron hechos prisioneros y se tiraron 12 años de cárcel. Me la enviaron porque me dicen que les recuerda los tiempos que pasaron conmigo.

¡ Escuchadla camaradas ! ¡ Y un fuerte abrazo !

 

 

El comandante “Robert”: jamás seré siervo del rey de España ¡viva la República! El héroe de la resistencia contra Hitler fue condecorado con la Orden del Mérito Nacional por el gobierno francés.

Carlos de Urabá 19/06/2014

El golpe de estado cometido a traición por el general Franco el día 18 de julio del 1936 contra el gobierno legítimamente constituido de la república fue a todas luces uno de los desastres más espantosos que haya padecido España en su historia más reciente. Además de sembrar la destrucción y la muerte dividió a la sociedad española en dos bandos casi irreconciliables. Las tropas franquistas y sus aliados nazis e italianos utilizaron los métodos más crueles para reprimir la resistencia popular con el bombardeo de pueblos y ciudades, matanzas, fusilamientos, juicios sumarísimos, cárceles, torturas, proscritos y exiliados.

El protagonista de la historia que vamos a relatar es la del señor José Antonio Alonso Alcalde, nacido el 14 de abril de 1919 en el Entrego, Asturias, e hijo de una familia de mineros emigrados a Tarragona. Este hombre a los 17 años de edad tuvo que alistarse en el ejército republicano para defender la legalidad constitucional amenazada por la sublevación del ejército español de África. José Antonio Alonso igual que lo hiciera miles y miles de jóvenes fue consecuente y asumió el reto de incorporarse a filas dispuesto a entregar su vida por defender la justicia y la libertad.

José Antonio Alonso con sus 95 años a cuestas y gracias a su prodigiosa memoria es uno de los pocos guerrilleros supervivientes que nos puede brindar un testimonio fidedigno acerca de esos históricos acontecimientos. Su bautizo de fuego lo tuvo en la batalla del Segre, en la que participó engrosando las filas en la 42 brigada mixta de la 32 división.

El general Yagüe, un veterano de la guerra colonial africana, avanzaba imparable con las tropas nacionales compuestas de regulares marroquíes, falangistas, requetés navarros apoyados por de la aviación alemana e italiana. Con el tremendo desgaste del ejército rojo en la batalla del Segre y su posterior derrota en la batalla del Ebro rompió las líneas del frente de Cataluña dejando el camino expedito a los Nacionales hacia Barcelona.

La suerte estaba echada y a finales del año 1938 el ejército republicano de Cataluña al mando del general Vicente Rojo a causa de la inferioridad numérica, la falta de armamento y munición, se derrumbó. Poco podía hacer ya el gobierno de la república ante una situación tan desesperada porque Francia, Gran Bretaña o los Estados Unidos los dejaron completamente abandonados. La única esperanza que los mantenía en guardia era el apoyo que recibían de la Unión Soviética.
El 26 de enero de 1939 sin apenas prestar resistencia cae Barcelona en manos de las tropas nacionales. Aunque días antes ya había comenzado lo que los historiadores denominarían como “la retirada” o la caótica huida de miles de militares y partidarios de la república rumbo a la frontera francesa. El día El 24 de febrero de 1939 el gobierno francés reconoce a Franco, y el 27 de febrero lo secunda Gran Bretaña; unos días después, Estados Unidos. De esta manera el “generalísimo” es legitimado por las potencias mundiales capitalistas que prefirieron al fascismo antes que el comunismo estalinista se instaurara en España.

El día 1 de abril de 1939 el general Franco firma el último parte de guerra en el cuartel general de Burgos proclamando el triunfo de la “gloriosa cruzada nacional”.

Al final fueron más de medio millón de personas completamente desmoralizadas cruzan los Pirineos buscando asilo en territorio francés. José Antonio Alonso hace parte del éxodo y el día 13 de febrero de 1939 pasará junto a su brigada por el puesto fronterizo de Prats –de- Mollo – por allí también escapan: Azaña, Martínez Barrio, el president de la Generalitat Companys y el Lendakari José Antonio Aguirre. La gendarmería francesa les depara la más despreciable de las bienvenidas pues su destino no será otro que los campos de concentración. El gobierno de Deladier ha ordenado que se les trate como extranjeros indeseables “delincuentes que ponen en peligro la seguridad del estado”. Desarmados, divididos por grupos; por un lado los hombres y los milicianos, y por el otro las mujeres y los niños fueron conducidos a distintas localidades como Argeles –sur- Mer, Saint Cyprien-Barcarés, Bram, Gurs, Septfonds donde se les confinó en terrenos baldíos rodeados de alambre de púas bajo la atenta vigilancia de los tiradores senegaleses, los soldados coloniales marroquíes y los guardias móviles. A la intemperie tuvieron que soportar las inclemencias climáticas y la falta de alimentos. Ante unas condiciones tan extremas los más débiles agonizaban devorados por las plagas de piojos y garrapatas. A las dos o tres semanas les instalaron tiendas de campaña y poco después ellos mismos tuvieron que levantar sus propios barracones. Los refugiados jamás imaginaron el tremendo castigo que iban a padecer y muchos prefirieron volver a España (a pesar de las represalias que les aguardaban) antes que seguir soportando tamaña humillación.

El gobierno francés con el propósito de explotar la mano de obra de los refugiados creó las Compañías de Trabajadores Extranjeros que surtían de peones y obreros sectores tales como la agricultura, la industria o la construcción. Cada trabajador recibía una paga diaria de 50 céntimos, un paquete de cigarrillos y sellos para mandar cartas a sus familiares.

Desde luego que a los derrotados de la guerra civil les había caído una maldición porque a los pocos meses estalló la Segunda Guerra Mundial. De inmediato las Compañías de Trabajo –entre las que se encontraba la de José Antonio Alonso- fueron transferidas hasta la frontera belga (La Meuse) para abrir trincheras y reforzar las fortificaciones a lo largo de la línea Maginot. El gobierno francés debía tomar las debidas precauciones ante la amenaza del poderío bélico Nazi.

El día 10 de mayo de 1940 el ejército alemán utilizando la táctica de “guerra relámpago” invade Bélgica y días después penetra en Francia por la zona de las Ardenas. Un golpe de mano muy bien planificado por Hitler y su alto Estado Mayor que anula por completo las defensas de la Línea Maginot. La población francesa al saberse desprotegida presa del pánico huye en desbandada hacia el interior del país. En los Vosges miles de trabajadores españoles cayeron en manos de los nazis que sin compasión los deportaron en trenes rumbo a Mauthausen – más adelante a Dachau, Buchenwakld- donde en régimen de esclavitud tuvieron que construir su propia cárcel. Este gigantesco campo de concentración luego se haría tristemente célebre en el holocausto judío. Según las estadísticas reflejadas por los historiadores 4.440 republicanos españoles perdieron la vida en esas fábricas de terror y muerte. José Antonio Alonso felizmente consigue evadirse y regresa a Toulouse, en el sur de Francia, donde se reintegra a su compañía de trabajo.
En mayo de 1940 el presidente del Consejo de Ministros francés Paul Reynaud desde Burdeos envía un telegrama a Londres anunciando la catástrofe: “Estamos derrotados, hemos sido vencidos” A continuación renuncia y entrega el poder al ultraderechista Laval que dividió el país entre la zona ocupada y la Francia libre con sede en Vichy. En esta última será nombrado en el cargo de Primer Ministro el mariscal Pétain, héroe de la Primera Guerra Mundial.

El gobierno colaboracionista de Vichy organiza el Servicio de Trabajo Obligatorio para explotar la mano de obra de los refugiados y prisioneros políticos en las fábricas de armamento, la minería –hierro, carbón- la confección de equipos militares, construcción de líneas defensivas, carreteras, puertos, aeródromos, etc.

El 15 de junio del 2014 en el pueblo de Vira, en el Ariege, (sud-oeste de Francia) -para festejar los 75 años de la liberación de Francia de las garras del fascismo- se le rindió un sentido homenaje por parte de las autoridades francesas al señor José Antonio Alonso, alias comandante “Robert” -uno de los últimos guerrilleros españoles de la resistencia antifascista-. En una emotiva ceremonia a la que asistieron el Ministro Delegado de Antiguos Combatientes, Kader Arif, las autoridades locales y un numeroso público, recibió de manos del presidente del Senado francés, monsieur Jean Pierre Bell, la Orden del Mérito Nacional por su brillante papel en la liberación de Foix, Ariege.( también cuenta en su haber las medallas de Caballero Oficial de la Legión de Honor de Francia, Caballero de la Legión de la República Polaca, medalla de Lealtad a la República Española, Roseta de Primer Orden Nacional francés).

Por ahora el gobierno español y el asturiano se han negado a rendirle un justo reconocimiento a este heroico combatiente.

El comandante “Robert” declara que la campaña guerrillera todavía no ha terminado, la misión está inconclusa pues en España reina un soberano heredero del franquismo. Y aunque él esté postrado en una silla de ruedas se mantiene firme y en pie de lucha. Sus ideales libertarios y republicanos bullen de rabia y de dolor.

El comandante se nota muy compungido al comprobar como el fascismo gana terreno a pasos agigantados en el panorama político actual. Según lo demuestra el resultado de las últimas elecciones europeas donde la ultraderecha xenófoba y racista ha obtenido un espectacular crecimiento. Especialmente en Francia donde el FN de Le Pen, ha alcanzado el 26% de los votos colocándose como la primera fuerza política. ¿Qué podrá pensar una persona que se jugó la vida contra el nazismo cuando los colaboracionistas toman las posiciones de vanguardia?

El comandante Robert no da crédito a lo que está sucediendo, a estas alturas tan cerca a cumplir cien años se le encoge el alma. Como si fuera poco en España los partidos de la derecha monárquica, PSOE y PP, son los máximos defensores de los intereses de la oligarquía, la aristocracia, los banqueros, empresarios o la iglesia católica. La corrupción y el desfalco irreversiblemente arrastra al país a la crisis económica que intentan paliar aplicando medidas de choque (privatización, austeridad y precariedad laboral) que empobrecen aún más a la clase trabajadora.

En el año 1943 la compañía de José Antonio Alonso fue trasladada a Burdeos para trabajar en la construcción de una base de submarinos nazis. Allí permanecerá un par de semanas hasta que logra fugarse. Junto a otros compañeros se dirige a Saint Etienne y Roanne, en el departamento del Loire, para intentar ubicar a sus camaradas del Partido Comunista. Lamentablemente es detenido y confinado en un campo de concentración donde se encarga de desguazar antiguos cañones de la primera guerra mundial para remitirlos a las fábricas de armamento en Alemania.
La mayor parte de las compañías de trabajadores se encontraban infiltradas por militantes del partido comunista español y el francés que poco a poco fueron ingresando en la resistencia; primero en misiones de espionaje, proselitismo y propaganda y luego en actos de sabotaje y emboscadas. Es entonces cuando José Antonio Alonso inicia su carrera de guerrillero. En homenaje a uno de sus camaradas fallecido de un cáncer elige el alias de “Robert” y pasa definitivamente a la clandestinidad.

Gracias a un contacto que le proporcionan los propios militantes del partido viaja hasta el Ariege, en el sur de Francia, donde se suma a las filas de la Tercera Brigada de Guerrilleros Españoles.-donde más adelante asumirá el liderazgo- En un principio no contaba más que con siete miembros, dos pistolas y siete granadas. Pero poco a poco fue creciendo su número hasta que al final de la contienda se contabilizaron 300 guerrilleros. Su principal objetivo era el crear un clima de inseguridad entre las tropas alemanas. Aprovechando la accidentada orografía de las montañas pirenaicas con coraje y valentía se dedicaron a sabotear fábricas, vías ferroviarias, centrales eléctricas, líneas telefónicas, etc.

Finalmente la noche del día 19 de agosto de 1944 la Tercera Brigada de Guerrilleros Españoles al mando del comandante “Robert” lanza el ataque definitivo contra la ciudad de Foix, centro neurálgico del nazismo en la región. En menos de cuatro horas el destacamento de la Wehrmacht nazi se rinde. Allí tenían de rodillas a esa supuesta raza superior que tanto los había despreciado. La población civil celebró su liberación con una explosión de júbilo inolvidable que hasta hoy en día se recuerda con emoción.

El comandante “Robert”, Jefe del estado mayor de la 3 brigada de guerrilleros españoles del Ariege al lado de otro asturiano, Cristino García, de la 21 brigada del XIV del cuerpo de guerrilleros españoles les Franc-Tireurs Partisans pertenecientes al FTP-PCF escribieron una de las páginas más gloriosas de la resistencia antifascista en el sur de Francia.

Al término de la Segunda Guerra Mundial con la victoria aliada los republicanos españoles no depusieron las armas pues tenían que saldar una cuenta pendiente con el franquismo. Entrevista: http://youtu.be/MEGYFPD2BDo

Para esta operación se preparan 3.000 combatientes de la 204 división de guerrilleros de la FFI-UNE encabezada por el Coronel López Tovar con el objetivo de infiltrarse por el Valle de Arán (La operación “Reconquista de España”) y crear una cabeza de puente donde instalar al Gobierno de la República en el exilio. Al liberar esa hipotética zona exigirían la solidaridad de los aliados con el propósito de derrocar a Franco. A tales efectos el PCE envió al jefe de la 158 división de Guerrilleros Españoles Cristino García a organizar la lucha clandestina contra la dictadura en Madrid. Pero desafortunadamente fue detenido y tras un juicio sumarísimo fue ejecutado el 21 de febrero de 1946 en la cárcel de Carabanchel. El gobierno francés en desagravio lo nombró héroe nacional de Francia y símbolo de la resistencia nazi.

En vista de los continuos ataques que cometían los guerrilleros españoles a lo largo de la frontera española el general de Gaulle decidió transformarlos en Patrullas de Seguridad. Unos meses más tarde serían disueltas y todos sus componentes licenciados. De Gaulle apostó por recomponer las relaciones con España y mantener una actitud conciliadora con el “generalísimo”. Este cínico traidor no supo recompensar el sacrificio de los maquis españoles a los que durante el desfile de la victoria en los Campos Elíseos, juró “no olvidar jamás por su lucha en pos de la liberación de Francia”.

El comandante “Robert” no es una reliquia que se coloca en un museo sino la viva voz de un guerrillero que, aunque derrotado en la guerra de España, supo sobreponerse al infortunio y sepultar la bestia del fascismo.

Hoy en el ocaso de su existencia su único deseo es el de ver pronto instaurada la III República. Un anhelo que no puede quedarse solo en un sueño romántico representado por himnos y el ondear de banderas en las manifestaciones multitudinarias. Ahora que el rey ha abdicado es el momento preciso para minar los cimientos de la decadente monarquía. El pueblo español tiene que recuperar su conciencia y quitarse de encima ese indignante estigma de súbditos o siervos de un monarca, antes que ciudadanos libres y soberanos.

Recibió en vida homenajes y condecoraciones pero el gobierno español jamás se dignó brindarle la más mínima distinción

Muere en Francia el héroe de la resistencia antifascista “Comandante Robert”

Hasta los últimos días de su vida se dedicó a despertar la conciencia entre las nuevas generaciones que hoy también deben enfrentarse a ese otro monstruo insaciable que es el imperio capitalista.

Carlos de Urabá 20/12/2015

Es para mí motivo de inmensa tristeza el comunicarles la fatal noticia del fallecimiento en Agen, Francia, del gran luchador antifascista José Antonio Alonso “Comandante Robert”. El comandante Robert nacido en El Entrego (Asturias) en 1917, se crió en Tarragona donde fue trasladado su padre que trabajaba como ferroviario.

Cuando el general Franco dio el golpe de estado en 1936 inmediatamente se alistó en las milicias republicanas que defendían la legalidad democrática. Participó en la batalla del Segre y posteriormente en la campaña de Cataluña. Ante el derrumbe del frente de guerra republicano tiene que iniciar junto a su batallón la retirada rumbo a Francia. Allí fueron retenidos en el campo de internamiento de Argeles sur Mer y Saint Cyprien. Poco después es destinado a las compañías de trabajo (Servicio de Trabajo Obligatorio) donde participa en la construcción de trincheras y carreteras en la Línea Maginot. A partir de la invasión nazi huye y se incorpora al XIV cuerpo de guerrilleros en la resistencia. En el año 1943 el Partido Comunista le nombra Jefe del Estado Mayor de la Tercera Brigada de Guerrilleros españoles en el sur de Francia. Su misión era la de realizar sabotajes y golpes de mano contra las tropas de ocupación nazi.

La Agrupación de Guerrilleros Españoles siempre será recordada por la heroica toma de la ciudad de Foix el día 23 de agosto de 1944 que él dirigió. Interviene también en otros combates claves y memorables como los de Rimont-Prayols y Castelnau-Durban -con los que se sella la total liberación del Departamento del Ariege- Tras la derrota del nazismo los planes del Partido Comunista se centran en la liberación de España. Es por esto que el comandante “Robert” se suma a los guerrilleros que se infiltraron en la tristemente famosa operación del Valle de Arán (reconquista de España) En esa zona se pretendía abrir una cabeza de puente que permitiera instalar el gobierno de la república en el exilio. De este modo pensaban que recibirían, por su destacado protagonismo en la Segunda Guerra mundial, la ayuda necesaria para derribar al régimen franquista. Al fracasar la operación regresa a Francia donde permanece exilado hasta la muerte del dictador Franco.

Con él se va parte de esa historia republicana, esa historia épica y legendaria en la que participaron miles de jóvenes voluntarios decididos a enfrentar hasta las últimas consecuencias al monstruo del nazi-fascismo que, como se vio posteriormente, sembró de destrucción y muerte Europa.

El comandante “Robert” por su tenacidad y entrega solidaria será eternamente recordado como aquel valiente miliciano que no dudó un instante en ocupar la primera línea de fuego. Siempre fiel a los ideales del comunismo libertario que inspiraron su lucha hasta la victoria. Con él se pierde el genio de una raza ya casi extinta e irremplazable que todo revolucionario desea imitar. El comandante “Robert” a pesar de haber cumplido 97 años todavía soñaba con el advenimiento de la III República y el derrumbe de esa monarquía espuria impuesta por Franco. Hasta los últimos días de su vida se dedicó a despertar la conciencia entre las nuevas generaciones que hoy también deben enfrentarse a ese otro monstruo insaciable que es el imperio capitalista.

Recibió en vida homenajes y condecoraciones como la Legión de Honor Francesa, Caballero de la Legión de la República Polaca, Medalla de Lealtad a la República Española, Roseta de Primer Orden Nacional Francés, Hijo predilecto de Foix y, en Asturias, gracias a la presión de los defensores de la memoria histórica (FAMYR y AGE), el ayuntamiento de Gijón le puso su nombre a un parque situado en el barrio de Contrueces. Por el contrario, el gobierno español jamás se dignó brindarle la más mínima distinción. Tal vez lo consideraba y lo considera un impertinente “forajido”. Así paga la España “democrática” a los defensores de la justicia y la libertad.

No nos queda más que expresar nuestros profundos sentimientos de pena y de dolor para con su familia, amigos y allegados por tan irreparable pérdida.

¡Viva el comandante Robert! ¡Viva la República!

El Comandante Robert centró “Republicastur 2010”

El Impulso, 03/11/2010 | 4 noviembre 2010

Tendrá un Parque en el barrio gijonés de Montevil

 

Fue recibido por la Presidenta de la Junta General del Principado, María Jesús Álvarez, y por la Alcaldesa de Gijon, Paz Fernández Felgueroso, y tendrá un Parque en el barrio gijonés de Montevil, en el que podría tener de “vecino” a otro mítico guerrillero: Cristino García, para los que FAMYR pide la declaración de “Hijos predilectos de Asturias”.

La figura del Comandante Robert, héroe antifascista de la Guerra Civil y de la liberación de Francia de manos de los nazís, marcó la celebración de la edición de Republicastur de este año -la tercera, ya-, que se celebró en Gijón, sucediendo a Mieres y Ribadesella, escenario de las anteriores ediciones, que organiza el Foro Asturiano Memoria y República (FAMYR).

Sin duda, la emotividad presidió la edición de este año de Republicastur. No podía ser de otra forma, dada la presencia de José Antonio Alonso Alcalde, el legendario “Comandante Robert”. Entreguino y soldado de la Republica, debió exiliarse a Francia y pasar por los vergonzantes campos de concentración en los que los franceses recluían a los refugiados republicanos españoles. Después, el Comandante Robert volvería a enfrentarse a los nazís alemanes, a los que ya había combatido en la Guerra Civil española para liberar Francia. Hoy es un héroe francés y forma parte de la leyenda.

Los inquietos dirigentes de Memoria y República (FAMYR) se apuntaron un tanto con la presencia del mítico Comandante. El pasado jueves, el Comandante sería recibido en la Junta General del Principado por la Presidenta del Parlamento, María Jesús Álvarez, y en el Ayuntamiento de Gijón, por la Alcaldesa, Paz Fernández Felgueroso.

SENTIDO HOMENAJE A MARCELINO CAMACHO

La propuesta de FAMYR para que el Comandante Robert tenga una calle en Gijón ha tenido una respuesta positiva por parte de la Alcaldesa, que anunció que un Parque del barrio de Montevil llevará el nombre del Comandante. Ahora FAMYR busca que un parque cercano lleve también el nombre de otro mítico luchador antifascista asturiano: Cristino García. Parece que, finalmente, ambos serán vecinos de Parque. Además, FAMYR ha iniciado una campaña para declarar a ambos guerrilleros “hijos predilectos de Asturias”.

Tras ese preámbulo institucional, el viernes dio comienzo Republicastur, con unas conferencia a cargo del propio Comandante Robert. El fallecimiento del mítico fundador de Comisiones Obreras, Marcelino Camacho, marcó el inicio de la celebración. Un mural gigantesco, con una foto de Marcelino y su compañera, presidió los actos de este año, en algunos de ellos se guardó un minuto de silencio, en otros se optó por un emocionado cántico de “La Internacional”.

Pocos pueden creer, viéndolo, que ese porte elegante, que se une a su verbo fácil, corresponde a un hombre de 92 años. Es fácil imaginar los estragos que el Comandante “Robert” causaría entre el sexo opuesto en sus años mozos.

AQUEL MOZALBETE IMBERBE DE PANTALÓN CORTO…

Pero, esa apariencia juvenil ya le causaba problemas en la guerrilla, porque nadie parecía creerse que aquel mozalbete imberbe que solía vestir siempre su clásico pantalón corto y que cuidaba con cierto esmero, pese a las dificultades, tanto su cabello como su apariencia, era el famoso Comandante Robert de quien hablaban y no paraban.

A menudo, el Comandante solía leer la decepción en los ojos de quienes lo visitaban, como él mismo se encargó de recordar durante su conferencia. Sus actos eran mucho más convincentes que su apariencia y fueron muchos los que se tuvieron que comer sus palabras, cuando llegaba el momento de la acción. Entonces, la decepción se transformaba en reverencia y admiración. Y también en euforia.

El Comandante tiene una mente lúcida y buena memoria, igual que la tenía cuando organizaba la guerrilla de la resistencia francesa. Su relato, lleno de detalles, mostraba a un hombre inteligente y con un gran sentido común, lo que fue vital para el éxito de sus operaciones.

Relató cómo conquistó el corazón de los lugareños de los territorios en los que operaba, utilizando esas dos armas: inteligencia y sentido común. Algo que le valió salir airoso frente a las envidias y conspiraciones que otros grupos franceses montaban en su contra.

Su capacidad para organizar “golpes” que servían tanto a su propia intendencia como a la de los habitantes de los pueblos en los que operaba su grupo, junto a su implicación en cualquier aspecto de la vida local y de los problemas de los vecinos de las poblaciones en las que operaba su grupo, resultó fundamental para el éxito de sus operaciones.

LAS MEDALLAS DE PAPEL, MEJOR QUE LAS DE METAL…

El Comandante Robert ha sido condecorado muchas veces por el Gobierno francés, pero se resiste a lucir las numerosas medallas que ha recibido. Él siempre cuenta -el viernes lo hizo, una vez más- que las autoridades francesas le insisten en que las luzca, pero él se niega, porque junto a él están sus hombres, que -en su opinión- las merecen tanto o más que él y sin embargo no las tienen. Cuando sus interlocutores reciben esta respuesta, no pueden menos que reconocer el argumento y la comprensión del mismo, pero insisten: “vale, tiene usted razón… ¡pero póngaselas…!”

Quizá, dichas autoridades no comprenden que las medallas que realmente le importan al Comandante Robert es el cariño y el reconocimiento de sus hombres. En la conferencia, celebrada en el Antiguo Instituto Jovellanos, no lució ninguna de sus medallas, pero sí enseñó tres cartas de sus antiguos compañeros, que quiso leer a la concurrencia. Eso sí le emociona, eso le llena de orgullo… Ese es el Comandante Robert.

Hubo momentos de gran emoción, recuerdo emocionado para los que cayeron, como un vecino francés, al que mataron los nazis por no querer denunciar el paradero del Comandante Robert. Entonces prometió que mataría a cuantos nazís cogiera, “pero después no pude darles ni una h…”, decía con las lágrimas aflorando ya a las mejillas y la rabía aún contenida, cómo si no supiera que torturador o asesino se nace… Y él no nació con esa condición. Al final, una ovación atronadora rasgó la densa emoción vivida durante la conferencia. Los que estuvieron presentes difícilmente la olvidarán.

El sábado, los actos de “Republicastur” se dispararon. Por la mañana, se celebraría un intenso y enriquecedor debate: “Contruyendo República: Democracia y plurinacionalidad”., con la participación de ponentes de UNA, Na Bai, Izquierda Castallana, Red de Municipios por la III Republica y la Federación Estatal de Foros por la Memoria. A la representación asturiana se le unieron componentes de otras nacionalidades del Estado, que enriquecieron el debate, como son la representante de Izquierda Castallena, Doris Benegas, que apuntó propuestas novedosas; el de la Red de Municipios por la III República, José Antonio Ponce, Alcalde de el municipio malacitano de El Borgue o el Presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, José María Pedreño. El debate apuntó bases para el futuro más que interesantes, que permiten conjugar el internacionalismo característico de la izquierda, junto con visiones nacionalistas, partiendo de la tolerancia como principal valor. Un debate en el que merece la pena profundizar, sin duda.

Antes, un pequeño incidente que molestó a los presentes: hubo ordenes para retirar las banderas republicanas que habían ondeado el día anterior, durante la conferencia del Comandante Robert, y los ´carteles de FAMYR y Republicastur, que colgaban sobre las barandillas del primer piso del Antiguo Instituto Jovellanos. Parece que la vieja bandera republicana sigue molestando a aquellos que, cuando conviene, no dudan en ondearla. Lamentable. También hubo indignación con una conocida compañía de seguros, que se negó a asegurar el concierto. Hay detalles que suelen ser muy significativos: estos dos son claros ejemplos.

COMANDANTE ROBERT: “ME HABEIS TRATADO COMO A UN MONARCA…”

Después, llegaría una comida popular, en los propios pasillos del Antiguo Instituto, antes de dar paso, a las cinco de la tarde, de la entrega de los galardones a los valores republicanos. El periodista Lorenzo Cordero fue el primero de los galardonados, aunque finalmente no acudió, pese a tener anunciada su presencia. Esperemos que no haya sido por problemas de salud. El viejo columnista y defensor de la libertad era muy esperado y se lamentó su ausencia. Recogió el premio en su nombre un redactor de “La Voz de Asturias”, su viejo periódico de siempre.

El segundo en recoger su galardón fue Faustino Zapico Argüelles, un gran trabajador por la causa memorialista, fundamentalmente en la Fosa Común de Oviedo. Le llegaría después el turno a Samuel Fernández Fernández, “El Cabritu”, viejo comunista, enlace con la guerrilla desde los 14 años, jamás decayó en su lucha.

El siguiente premiado fue una organización, la Asociación “Archivo Guerra Civil y Exilio” (AGE), la primera asociación memorialista en existir en nuestro país, todo un referente y cuya cabeza visible es Dolores Cabra, una persona muy querida dentro del movimiento y que siempre muestra esa increíble humanidad suya. Fue muy aplaudida.

Felipe Matarranz, el mítico guerrillero llanisco, era el siguiente premiado, aunque en esta ocasión no pudo asistir por no encontrarse bien de salud. Los miembros de FAMYR le entregarán el premio allá en su Llanes. Una lástima, no haber logrado reunir a tan extenso grupo de guerrilleros antifascistas.

Manuel Alonso González, “Manolín de Lorio” cogió el alias de su lugar natal, allá en el concejo de Laviana. Siete años y medio en el monte y 19 años de cárcel hablan por sí mismos de la larga trayectoria de lucha de este guerrillero, que también recibió su premio, aunque no personalmente, ya que no pudo acudir, pese a sus ganas por hacerlo.

Por último. El Comandante “Robert” recibiría su premio, en medio de una atronadora ovación, que llegó a emocionar al Comandante, que dio las gracias a los organizadores: “porque me habéis tratado como a un Monarca”. Se equivocaba el viejo luchador: un Monarca jamás hubiera sido tratado así en ese foro. De eso puede estar seguro

Por la noche, se celebró el ya tradicional concierto de Republicastur. “Galán” , “Excomunión”, “Fe de ratas” y “Reincidentes” hicieron vivir a los presentes -casi medio millar de espectadores se dieron cita en el Pabellón de El Llano- una noche mágica de buen rock y de reivindicación republicana. Las cuatro bandas rivalizaron en ver quien era capaz de hacer aún mejor música y llevaron al público hasta el paroxismo. Hacía mucho tiempo que no teníamos ocasión de ver un concierto de ese nivel. El final, con las cuatro bandas subidas al escenario e interpretando un tema juntos llevó al concierto a su cenit. Pero todo eso lo contaremos en otro reportaje, ya que merece mención aparte.

 

Fallece el comandante Robert / Pedro A. García Bilbao

Posted on 2015/12/19

El Comandante Robert ha fallecido el día 16 de diciembre. Una de las personas más honradas y lucidas que he conocido. Un verdadero héroe, Su amistad y su respeto fueron algo de lo que estaré orgulloso toda mi vida, Robert tenia memoria. Debería haber muerto hace muchos años, —algunos así lo hubieran preferido— como su camarada Cristino García y tantos otros, pero sobrevivió. Con sus recuerdos, su corazón y su memoria intactos. Gracias a Robert hemos podido saber muchas cosas imposibles de conocer de otra forma. Recuerdo la primera vez que le escuché. Me quedé estupefacto. Nos veríamos muchas veces y hablamos todo lo que había que hablar. Caballero de la Legión de Honor, el único comandante de las FFI a nivel departamental que fue español, se hizo pasar por francés con la complicidad de los camaradas franceses. Su historia es casi de leyenda. Se nos ha ido. Hoy he regresado a casa contento, había salido a respirar un poco después de dias de tensiones. Al regresar me comunicaron la noticia. Me han saltado las lágrimas. Uno más que se nos ha ido, pero Robert —José Antonio Alonso se llamaba—, era alguien muy especial. Fue uno de esos cuadros imprescindibles, de esos que enviaron a la muerte porque eran «incómodos» para unos y para otros. ¿Han oído hablar de él en el PCE los militantes? No, ¿verdad que no? El gobierno de Asturias le denegó dos veces la Medalla de Oro, su respuesta fue que jamás sería súbdito del Rey y que sería leal a la Republica siempre. Te echaremos de menos camarada, amigo, hermano.con.robert

El 15 de junio del 2014 en el pueblo de Vira, en el Ariege, (sud-oeste de Francia) -para festejar los 75 años de la liberación de Francia de las garras del fascismo- se le rindió un sentido homenaje por parte de las autoridades francesas al señor José Antonio Alonso, alias comandante “Robert” -uno de los últimos guerrilleros españoles de la resistencia antifascista-. En una emotiva ceremonia a la que asistieron el Ministro Delegado de Antiguos Combatientes, Kader Arif, las autoridades locales y un numeroso público, recibió de manos del presidente del Senado francés, monsieur Jean Pierre Bell, la Orden del Mérito Nacional por su brillante papel en la liberación de Foix, Ariege.( también cuenta en su haber las medallas de Caballero Oficial de la Legión de Honor de Francia, Caballero de la Legión de la República Polaca, medalla de Lealtad a la República Española, Roseta de Primer Orden Nacional francés).
Por ahora tanto el gobierno español como el asturiano se han negado rendirle un justo reconocimiento a este heroico combatiente.

 

 

Ha fallecido José Antonio Alonso, el Comandante «Robert»

El Cte. Robert en su casa con Dolores Cabra (2013)
Con gran tristeza hemos recibido la noticia del fallecimiento de José Antonio Alonso Alcalde, comandante Robert, guerrillero antifascista de origen asturiano. Le conocimos en el año 2000 en las Jornadas que organizó AGE en el hotel Tryp de Madrid a las que le invitamos, y nos dejó impresionados con los relatos de sus vivencias a lo largo de una vida de compromiso y de lucha por la libertad y la democracia.
Robert con Jesús de Cos
Un republicano convencido y consecuente que nunca olvidaba en sus discursos a sus compañeros guerrilleros que se quedaron en España y que actualmente siguen ignorados por las instituciones, porque no han tenido la suerte de vivir en un país auténticamente republicano y democrático como Francia, que honra a los héroes que lucharon en la Resistencia. José Antonio Alonso fue condecorado con las distinciones de Caballero y Oficial de la Legión de Honor de Francia, Caballero de la Legión de la República Polaca, Orden de la Lealtad a la República Española, Roseta del Primer Orden Nacional francés y Ciudadano de Honor de la ciudad de Foix.
Nos deja el testimonio de una vida ejemplar; en 1936, cuando se produce el golpe de Estado por el general Franco, se alista como voluntario miliciano para defender la legalidad republicana. Participó de manera activa en diversas batallas y al finalizar la guerra cruzó con su batallón el Pirineo camino del exilio. Fue internado en los campos de Argèles sur Mer y Saint Cyprien y posteriormente destinado a los Batallones de Trabajadores Extranjeros, participando en la construcción de carreteras en la Línea Maginot. Durante la ocupación de Francia por el ejército de Hitler se incorpora al XIV Cuerpo de Guerrilleros en la resistencia. Con sólo 25 años es nombrado Jefe del Estado Mayor de la Tercera Brigada de Guerrilleros Españoles en el sur de Francia, al frente de 300 hombres.
El 23 de agosto de 1944 la Agrupación de Guerrilleros Españoles bajo su dirección toma la ciudad de Foix. Posteriormente apresaron una columna de 1.350 soldados del ejército alemán que se rindieron después de muchas horas de duros combates. Fue decisiva su intervención en la liberación de las regiones próximas al Pirineo.

Una vez derrotado el nazismo en Europa el objetivo es acabar con el fascismo en España. Entonces participa en la operación Reconquista, en el valle de Arán, junto a Vicente López Tovar. El PCE consideró que los guerrilleros podrían repetir las hazañas desarrolladas en la resistencia contra los nazis, pero las circunstancias no fueron propicias y la operación no tuvo éxito.
Este gran luchador ha fallecido el día 16 de diciembre a los 97 años de edad en Agen, Francia. Con él se va una parte de esa historia épica, fiel a los ideales republicanos y valientes hasta la muerte.
El 14 de abril de 2013  se inauguró en Gijón un parque con su nombre gracias a la iniciativa de Jesús de Cos y de FAMYR (Federación Asturiana Memoria y República) que finalmente hicieron las gestiones necesarias para poder llevarlo a cabo.
Persona muy querida y admirada entre los exiliados, el comandante Robert será siempre recordado por su compromiso con la democracia y la libertad. Consideraba un deber rehabilitar la memoria de los que cayeron y testimoniar lo que vivió. Seguiremos su ejemplo.
http://age-derechos.blogspot.com.es/2015/12/ha-fallecido-jose-antonio-alonso-el.html?spref=fb

Muere en Francia el héroe de la resistencia antifascista “Comandante Robert”

Es para mí motivo de inmensa tristeza el comunicarles la fatal noticia del fallecimiento en Agen, Francia, del gran luchador antifascista José Antonio Alonso “Comandante Robert”. El comandante Robert nacido en El Entrego (Asturias) en 1917, se crió en Tarragona donde fue trasladado su padre que trabajaba como ferroviario.

Cuando el general Franco dio el golpe de estado en 1936 inmediatamente se alistó en las milicias republicanas que defendían la legalidad democrática. Participó en la batalla del Segre y posteriormente en la campaña de Cataluña. Ante el derrumbe del frente de guerra republicano tiene que iniciar junto a su batallón la retirada rumbo a Francia. Allí fueron retenidos en el campo de internamiento de Argeles sur Mer y Saint Cyprien. Poco después es destinado a las compañías de trabajo (Servicio de Trabajo Obligatorio) donde participa en la construcción de trincheras y carreteras en la Línea Maginot. A partir de la invasión nazi huye y se incorpora al XIV cuerpo de guerrilleros en la resistencia. En el año 1943 el Partido Comunista le nombra Jefe del Estado Mayor de la Tercera Brigada de Guerrilleros españoles en el sur de Francia. Su misión era la de realizar sabotajes y golpes de mano contra las tropas de ocupación nazi.

La Agrupación de Guerrilleros Españoles siempre será recordada por la heroica toma de la ciudad de Foix el día 23 de agosto de 1944 que él dirigió. Interviene también en otros combates claves y memorables como los de Rimont-Prayols y Castelnau-Durban -con los que se sella la total liberación del Departamento del Ariege- Tras la derrota del nazismo los planes del Partido Comunista se centran en la liberación de España. Es por esto que el comandante “Robert” se suma a los guerrilleros que se infiltraron en la tristemente famosa operación del Valle de Arán (reconquista de España) En esa zona se pretendía abrir una cabeza de puente que permitiera instalar el gobierno de la república en el exilio. De este modo pensaban que recibirían, por su destacado protagonismo en la Segunda Guerra mundial, la ayuda necesaria para derribar al régimen franquista. Al fracasar la operación regresa a Francia donde permanece exilado hasta la muerte del dictador Franco.

Con él se va parte de esa historia republicana, esa historia épica y legendaria en la que participaron miles de jóvenes voluntarios decididos a enfrentar hasta las últimas consecuencias al monstruo del nazi- fascismo que, como se vio posteriormente, sembró de destrucción y muerte Europa.

El comandante “Robert” por su tenacidad y entrega solidaria será eternamente recordado como aquel valiente miliciano que no dudó un instante en ocupar la primera línea de fuego. Siempre fiel a los ideales del comunismo libertario que inspiraron su lucha hasta la victoria. Con él se pierde el genio de una raza ya casi extinta e irremplazable que todo revolucionario desea imitar. El comandante “Robert” a pesar de haber cumplido 97 años todavía soñaba con el advenimiento de la III República y el derrumbe de esa monarquía espuria impuesta por Franco. Hasta los últimos días de su vida se dedicó a despertar la conciencia entre las nuevas generaciones que hoy también deben enfrentarse a ese otro monstruo insaciable que es el imperio capitalista.

Recibió en vida homenajes y condecoraciones como la Legión de Honor Francesa, Caballero de la Legión de la República Polaca, Medalla de Lealtad a la República Española, Roseta de Primer Orden Nacional Francés, Hijo predilecto de Foix y, en Asturias, gracias a la presión de los defensores de la memoria histórica (FAMYR y AGE), el ayuntamiento de Gijón le puso su nombre a un parque situado en el barrio de Contrueces. Por el contrario, el gobierno español jamás se dignó brindarle la más mínima distinción. Tal vez lo consideraba y lo considera un impertinente “forajido” Así paga la España “democrática” a los defensores de la justicia y la libertad.

No nos queda más que expresar nuestros profundos sentimientos de pena y de dolor para con su familia, amigos y allegados por tan irreparable pérdida.

¡Viva el comandante Robert! ¡Viva la República!

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=207028

Homenaje a José Antonio Alonso Alcalde, el Comandante Robert

José Antonio Alonso Alcalde, el Comandante Robert, ha muerto. Un amigo noble, con gran sentido del humor y gran delicadeza, se nos fue. Héroe de la Resistencia de Foix, orgulloso de sus valientes soldados y de los combates que libró por la República española, Robert, se nos fue. Condecorado por Francia, había ido hace poco a rendir homenaje en Montauban al presidente de la República española, don Manuel Azaña. Recordaba, nos decía, cómo la República en 1931 quitó los crucifijos de las escuelas españolas, lo que era, decía, gran hazaña.

A Robert, como nos pidió que le llamáramos, le gustaba la poesía, le gustaba Preguntitas sobre Dios  de Atahualpa Yupanqui, poema del que citaba con agrado : « Hay una cosa en el mundo más importante que dios, y es que nadie escupa sangre pa’ que otro viva mejor ».

También era Robert ávido de justicia social.

Nos ayudó mucho, a nosotros, Republicanos españoles de la Región parisina y a sus amigos. Firmó cuantas peticiones hicimos, sostuvo todas nuestras acciones.

Por desgracia, no hemos podido brindarle ese homenaje tan deseado, rendirle esa justicia anhelada, obtener una calle de los Republicanos españoles en París para honrarle a él y a todos los Republicanos españoles que tuvieron que huir del fascismo, de la dictadura franquista.

Es para nosotros un gran pesar. No habrá vuelto a ver el retorno de la República en España y tampoco habrá visto una calle para todos los Republicanos españoles en París.

Guardamos de Robert el recuerdo emocionado y luminoso de un amigo sonriente y noble que sigue siendo para nosotros un guía, un don Quijote.

Don Quijote se nos fue. Los Republicanos españoles de la Región parisina y sus amigos no olvidaremos a nuestro amigo Robert.

Daniel y Rose-Marie Serrano (París, 19 -12-2015)

Amigos de los Republicanos españoles en Región parisina.

http://lahistoriaenlamemoria.blogspot.com.es/2015/12/homenaje-en-paris-al-comandante-robert.html

 

Homenaje en Francia al Comandante Robert

Bruno Vargas ||

Profesor en el Departamento de Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Université Fédérale de Toulouse Midi-Pyrénées ||

El miércoles 23 de diciembre de 2015, se celebró en Francia un último homenaje a José Antonio Alonso Alcalde, el “comandante Robert”. Concentrados en la plaza del ayuntamiento de Dun, del departamento de Ariège, los asistentes salieron hacia el puerto de Py, municipio de l’Herm, donde, de acuerdo con la voluntad y los deseos de la familia, se celebró el acto.

Estela a los Guerrilleros del Col de Py. Foto de Alain Miranda

Estela a los Guerrilleros del Col de Py. Foto de Alain Miranda

Hubo primero un elogio fúnebre a cargo del presidente de la coordinación “¡Caminar!”, que, en ausencia de Emmanuel Dorronsoro, pronunció Jean Vaz, delegado del consejo de administración de ¡Caminar!

Éstas fueron las palabras de Enmanuel Dorronsoro, leídas por Jean Vaz:

 Jean Vaz (coordinación Caminar), Bruno Vargas y Nestor Meler (Alcalde de Foix). Foto de Alain Miranda

Jean Vaz (coordinación Caminar), Bruno Vargas y Nestor Meler (Alcalde de Foix). Foto de Alain Miranda

José Antonio Alonso Alcalde nos ha dejado el miércoles 16 de diciembre de 2015. Desde hará pronto dos años era presidente de honor de “¡Caminar!”, coordinadora nacional de organizaciones memorialistas de descendientes y amigos de la España republicana. En nombre de “¡Caminar!”, quisiera rendir un último homenaje a José Antonio Alonso, aquí en el puerto de Py, que ha sido hasta su último aliento, el corazón de su memoria de resistente, porque había sido el corazón del territorio de los guerrilleros españoles de la 3ª Brigada del Ariège. Y era aquí donde él deseaba que se esparcieran sus cenizas.

Más conocido por su nombre de guerra, el comandante Robert encarna, junto con muchos otros, por supuesto, la importante contribución de los republicanos españoles a la Resistencia francesa, participación que fue determinante en varios departamentos del Sur y del Suroeste, y, en particular, en el Ariège, donde la figura del comandante Robert, hoy ciudadano de honor de la ciudad de Foix, permanece y permanecerá definitivamente inscrita en la historia de la liberación de la ciudad.

A unos kilómetros de Foix, en el puerto de Calzan, se yergue una columna de dos metros de altura, con una placa que lleva la siguiente inscripción: “Durante la ocupación alemana, aquí empezaba el territorio de los guerrilleros españoles, y el 19 de agosto, de allí partió el primer batallón para liberar a Foix, capital del departamento”.

El 19 de agosto, en efecto, el Estado Mayor de la 3ª Brigada de guerrilleros españoles, compuesta de doscientos hombres, lanzó el ataque contra Foix, y, después de tres días de violentos combates, liberó ella sola la ciudad e hizo varios centenares de prisioneros alemanes. Unida a otras fuerzas, la 3ª Brigada participó activamente en la liberación en pocos días del resto del departamento.

Por sus hazañas de guerra, su valor y su rectitud, el comandante Robert recibió el 8 de marzo de 2003, de manos del general Roquejoffre, las insignias de Oficial de la Legión de Honor, en presencia de los electos del departamento.

En 2013, el Foro de la Memoria de Asturias, región natal de José Antonio Alonso, dio su nombre a un parque de Gijón: “Parque del comandante Robert”.

Foto de Alain Miranda.

Foto de Alain Miranda.

El 15 de junio de 2014 fue condecorado por Jean Pierre Bel, entonces presidente del Senado, con la Orden Nacional del Mérito. La ceremonia tuvo lugar en Vira, en el Ariège, a unos doce kilómetros de Mirepoix.

En estos últimos años, la enfermedad le había privado de parte de su movilidad, pero este hombre, que iba a cumplir pronto los 97 años el 14 de abril de 2016, seguía derecho, fuerte y profundamente digno.

Honrar a “Robert” significa no abandonar nunca el combate por un mundo mejor, fraternal, justo y solidario.

¡Hasta siempre, comandante!”

Posteriormente, Geneviève Dreyfus-Armand y Carmela Pizarroso, presidenta de honor y secretaria de ¡Caminar!, respectivamente, hicieron una ofrenda floral ante el monumento a los guerrilleros de Py mientras se escuchaban los acordes del Himno de Riego y posteriormente el Chant des Partisans.

A continuación, los participantes, entre ellos los alcaldes de Foix, Norbert Meler, y de las localidades cercanas, Jean-Claude Serres y Numen Muñoz, subieron por la ladera de un bosque y allí Bruno Vargas pronunció las palabras siguientes: “Querido amigo Robert, con este acto cumplimos con tus últimas voluntades y tu deseo de que sean esparcidas tus cenizas en tierras del Ariège. En este lugar que tanto amabas y donde junto con tus camaradas de la Tercera brigada del XIV cuerpo de guerrilleros luchasteis y recuperasteis las libertades que hoy disfrutamos todos nosotros.

Foto de Alain Miranda.

Foto de Alain Miranda.

Gracias, muchas gracias por tu ejemplo, Robert. Salud y hasta siempre!”

Jean Ortiz, Jean Vaz y Bruno Vargas procedieron después a esparcir las cenizas de José Antonio Alonso Alcalde. Por último, ante el monumento se escuchó la voz de “Robert” cantando una versión en español del Chant des Partisans, que Henri Tapia había grabado hace un año. Una profunda emoción invadió a todos los participantes.

La comitiva se separó, no sin antes hacer un alto en el puerto de Saint-Christaut donde Olivier Nadouce, vicepresidente de la asociación Mémoire résistante ariégeoise solidarité transfrontalière, y Paul Goss, presidente departamental de la Asociación Nacional de Antiguos Combatientes y Amigos de la Resistencia (ANACR), rindieron un último homenaje al comandante Robert.

(Palabras traducidas del francés por Alba Peraleda)

http://www.cronicapopular.es/2015/12/homenaje-en-francia-al-comandante-robert/

Communiqué de l’Association pour le Souvenir de l’Exil Républicain Espagnol en France suite au décès de José Antonio Alonso (Commandant Robert dans la Résistance)

Nous avons appris avec une grande tristesse le décès il y a quelques jours de José Antonio Alonso, commandant Robert dans la Résistance. L’Association pour le Souvenir de l’Exil Républicain Espagnol en France (ASEREF) s’incline devant la mémoire d’un homme engagé, communiste, antifasciste, qui portait haut les valeurs républicaines au point de combattre pendant deux guerres pour les défendre.

En 1936, lorsque la République espagnole est agressée par le fascisme international qui soutient le coup d’état franquiste, José Antonio Alonso va s’engager dans l’armée populaire pour défendre la légalité républicaine et combattre le fascisme. La République espagnole sera lâchée par la France notamment qui refusera l’aide que celle-ci attendait légitimement. La République espagnole aura résisté près de trois ans pour endiguer la vague fasciste qui allait submerger l’Europe entière.

En France, il sera interné dans des camps de concentrations (Argelès sur Mer et saint Cyprien) comme plus de deux cent mille républicains espagnols par le gouvernement du Radical Edouard Daladier sous la 3ème République.

Il sera par la suite affecté dans des groupements de travailleurs étrangers à la construction de route sur la ligne Maginot.

Il rejoint après l’occupation de la France par les nazis le XIVème corps de guérilléros espagnols dans la Résistance. Militant du Parti communiste d’Espagne il est alors nommé, à seulement 25 ans, chef d’état major de la 3ème brigade de guerilléros espagnols dans le Sud de la France.

Le 23 oût 1944 il commande les guérilléros espagnols qui vont libérer Foix (Ariège).
José Antonio Alonso, commandant Robert, fidèle tout au long de sa vie aux idéaux républicains est décédé mercredi 16 décembre à l’âge de 97 ans.
ASEREF salue cet homme fidèle aux idéaux républicains qui a consacré sa vie comme des centaines de milliers de républicains espagnols à lutter pour un monde meilleur fait de justice, de paix et de liberté.
Le meilleur hommage que nous puissions rendre à José Antonio Alonso c’est d’être dignes du combat qu’il a mené aux côtés de tous les républicains espagnols qui ont tant donné pour la libération de la France et qui ne sont toujours pas reconnus par les plus hautes autorités de l’Etat français.
ASEREF s’engage à poursuivre le combat qui tenait à cœur au commandant Robert celui pour la vérité la justice et la reconnaissance de tous les combattants républicains espagnols qui exilés en France ont poursuivi la lutte antifasciste jusqu’à la libération du pays.

Comentarios

comentarios