Los archivos del Consejo de Asturias y León estuvieron a punto de ser quemados

30/04/2012 por

Los archivos del Consejo de Asturias y León estuvieron a punto de ser quemados

Rafael Fernández Tomás, nieto de Belarmino Tomás, denuncia que los 60.000 documentos no deberían seguir en Ferrol, fuera del Principado

Consejo de Asturias y León, con Belarmino Tomás en el centro y Rafael Fernández, de pie, a la derecha  de la foto.

Consejo de Asturias y León, con Belarmino Tomás en el centro y Rafael Fernández, de pie, a la derecha de la foto.
MULTIMEDIA

J. L. ARGÜELLES

El próximo 25 de agosto se cumplirán 75 años de la constitución, en Gijón, del Consejo Soberano de Asturias y León. La efeméride está próxima, pero los 60.000 documentos históricos sobre el órgano de gobierno que quiso encarnar la legalidad republicana permanecen fuera del Principado, en Ferrol, y estuvieron a punto de «desaparecer quemados». Es la denuncia que hace Rafael Fernández Tomás: «Esos papeles no deberían seguir fuera de Asturias, aunque dudo de que podamos ya recuperarlos».

Fernández Tomás, nieto de Belarmino Tomás, presidente del aquel «gobiernín» del que también formó parte como consejero de Hacienda su padre, Rafael Fernández, primer presidente del Principado tras la recuperación de la democracia, considera inaceptable que se prive de esa documentación a las nuevas generaciones de asturianos. «Fue ocultada por el franquismo y ahora hay quien quiere mantenerla en el desconocimiento; no entiendo el silencio de los socialistas», afirma, dolido con su viejo partido, que abandonó para ingresar y militar efímeramente (tres meses) en Foro Asturias: «Lo hice por desconocimiento y ya he pedido perdón a mis antepasados».

«¿Dónde están los documentos del Consejo Soberano de Asturias y León?» es el título de la conferencia que este veterano descendiente de una de las más conspicuas familias socialistas españolas ofrecerá hoy, invitado por el Club LA NUEVA ESPAÑA de Gijón (20.00 horas). Una cita en la que tratará de compartir y extender su inquietud por el estado de conservación y el futuro de esos 60.000 documentos. «Le expliqué la situación a (Emilio) Marcos Vallaure (consejero de Cultura del Principado) y debo reconocer que me cumplió, porque habló con el ministro (José Ignacio) Wert sobre el asunto», indica Fernández Tomás, para encadenar: «Lo cierto es que han pasado ya los treinta años en los que Asturias tenía derecho a la reclamación de esos archivos, aunque sí parece que pueden mandar las fotocopias de esa documentación».

El Consejo de Asturias y León se constituyó como soberano e independiente, contra el criterio de algunos de sus miembros y el recelo del Gobierno de la República, el 25 de agosto de 1937. Fernández Tomás, que nació en el exilio de México en 1940, recuerda las circunstancias. Asturias estaba atenazada por las tropas sublevadas de Franco y bombardeada, desde el aire, por la Legión «Cóndor» y, desde el mar, por el temido crucero «Almirante Cervera». «Aquel decreto no tenía nada que ver con una declaración de independencia, sino que fue una declaración en defensa del territorio y de los trabajadores asturianos». Y rememora que su abuelo, tras la caída de Gijón, regresó a España y se reintegró en el Gobierno de la República poniéndose a sus órdenes.

Hay cosas que Fernández Tomás no acaba de entender. En Gijón, gobernado durante más de tres décadas por el PSOE, no hay una sola «plaquita» que recuerde al Consejo, cuya sede estuvo en la plaza del Instituto. Tampoco los «silencios» sobre su abuelo, incluidos los del sindicato minero, el SOMA. Belarmino Tomás fue junto a Ramón González Peña uno de los dirigentes principales de la Revolución de 1934. «Sirva para explicar lo que digo que Javier Fernández (secretario general de la FSA) tardó diez meses en recibirme», añade.

Fernández Tomás, que tiene a sus hijos y nietos en México, regresó definitivamente a España hace cinco años (ha cumplido 72 de edad). Antes, en 1984, trajo a Asturias los restos de su abuelo, que murió en la capital azteca en 1950 y aún hoy es un «desconocido» para la mayoría de los jóvenes.

Memoria viva del exilio republicano, Fernández Tomás escribe un libro sobre sus densas vivencias, entre la amargura y la esperanza. Son cuartillas en las que recoge también hallazgos de sus lecturas e investigaciones. La Legión «Cóndor», por ejemplo, bombardeó Asturias con napalm antes de que los estadounidenses lo usaran en Vietnam.

http://www.lne.es/gijon/2012/04/30/archivos-consejo-asturias-leon-estuvieron-punto-quemados/1234929.html

Comentarios

comentarios