LA JUNTA ELECTORAL PROVINCIAL DE ASTURIAS PROHÍBE EL HOMENAJE A LOS HÉROES DEL 25 DE MAYO DE 1808

15/05/2019 por

El Colectivo de Entidades Memorialistas y Republicanas, a través de Asturias Laica como entidad solicitante, ha recibido comunicación de la Junta Electoral Provincial de Asturias por la que se prohíbe el homenaje que se pretendía realizar a los héroes del 25 de mayo de 1808 en la calle Cimadevilla de Oviedo el día 25 a las 12 horas.

Textualmente se dice lo siguiente:

 Vista la solicitud presentada se deniega la misma por no resultar procedente acceder a la celebración que se interesa, al ser coincidente con la jornada de reflexión…

Y continúa a modo de justificación:

Y no constando que la entidad solicitante haya venido celebrando las efemérides en cuestión de forma reiterada y continua durante las anualidades anteriores.

Por ultimo dedica un párrafo de interpretación histórica tratando de justificar que dicha celebración debería hacerse el día 9 y no el 25.

Ante dicha prohibición y sus justificaciones las Entidades Memorialistas y Republicanas deseamos manifestar públicamente nuestra más absoluta disconformidad por las siguientes razones:

– Un acto que pretende conmemorar la declaración del pueblo soberano que se hizo por primera vez en Asturias y en España y que es la base de la democracia, desde la Junta Suprema por aquellos hombres y mujeres que a su vez se oponían a la invasión napoleónica no entorpece para nada la jornada de reflexión sino más bien sería un orgullo para la democracia e incluso para el mismo proceso electoral, porque estas elecciones pueden celebrarse gracias al sacrificio y al largo recorrido que precisamente se inició ese 25 de mayo.

– No es cierto que no se haya celebrado en años anteriores. Sin ir más lejos se celebró el año pasado

Las interpretaciones históricas están fuera de las competencias de la Junta Electoral y nosotros homenajearemos a los héroes del 25 de mayo de 1808 en dicha fecha porque fue cuando se reconoció la soberanía popular

Por último

– Es inaceptable que las juntas electorales atribuyéndose competencias que exceden las que por ley tienen asignadas estén convirtiendo las llamadas jornadas de reflexión en un día de excepción en España en el cual quedan suspendidas las garantías constitucionales en aquello que afecta a derechos fundamentales como: Libertad de expresión, reunión y manifestación.

 

Colectivo de Entidades Memorialistas y Republicanas (Asociación Lázaro Cárdenas, Asturias Laica, Asturias Socialista, Ateneo Obrero de Gijón, Ateneo Republicano de Asturias, FAMYR (Federación Asturiana Memoria y República), Fundación Andreu Nin, GijonSocialista, Socialismo y República Asturies y Sociedad Cultural Gijonesa)

leer más

El hombre que no quiso ser un héroe

12/05/2019 por

Vicente García Riestra, con el pantalón de su uniforme de prisionero, que siempre lo acompañó por decenas de colegios e institutos. / E. C.

El poleso Vicente García Riestra, último superviviente español del campo de concentración nazi de Buchenwald, fallece a los 94 años con el espíritu de lucha intacto

AZAHARA VILLACORTA

Hasta el último día de su vida, Vicente García Riestra siguió teniendo pesadillas. Se despertaba pensando que aún estaba en el infierno: el campo de concentración de Buchenwald, tras cuyas alambradas pasó quince meses de su vida. Reducidos sus huesos sobre el traje de rayas a un número: el 42.553. Cuando al fin fue liberado, era «un cadáver andante» que apenas podía sostenerse en pie. Pesaba 28 kilos.

Vicente, nacido en Pola de Siero en 1925, el último español de Buchenwald, murió ayer a los 94 años en un hospital cercano a su casa en Trélissac, en la que residió durante el último medio siglo, con el espíritu de lucha intacto y un libro sobre la represión franquista en la mesilla. Rodeado de los suyos. Sereno y lúcido hasta el final. Y con él se extingue la última voz que podía relatar la barbarie nazi en Buchenwald, un empeño al que dedicó buena parte de sus últimos años.

«No soy un héroe. Todos los héroes están muertos. Soy solo alguien que tiene una misión: que no se olvide el horror de la España de la guerra y la posguerra, de la Europa de los nazis. Esa será mi herencia», había dejado dicho. Y así será, porque, en palabras de Xuan Santori, autor de ‘42.553 después de Buchenwald’, deja tras de sí un legado inconmensurable: «El privilegio que tuvimos los que lo conocimos no fue solo ser partícipes de su experiencia terrible y descubrir las deudas que España tenía con los luchadores republicanos, sino que puso a Asturias delante de la Historia. Nos hizo ver que ellos son nuestros modelos, que los asturianos nos reconocemos en sus valores de lucha por la justicia y la libertad».

Vicente tenía solo once años cuando la sublevación franquista lo sorprendió en Noreña, a donde sus padres, Gregorio y Áurea, se habían trasladado junto a sus ocho hijos y donde el padre fue nombrado jefe de abastecimiento del municipio por las autoridades republicanas.

El riesgo crecía por momentos, así que idearon un plan: Áurea y cuatro de sus hijos embarcarían desde El Musel rumbo a Cataluña. Atrás quedaban Gregorio y el resto de los guajes. Entre ellos, José, ‘Gorín’, que se alistó en las milicias. Padre e hijo fueron asesinados por las tropas golpistas tras la caída del Frente Norte. Sus restos nunca aparecieron, pero Vicente no dejó nunca de buscarlos.

Y, de allí, la huida a Francia, donde, poco después, se integraba en la Resistencia haciendo trabajos de correo y de espionaje hasta que «un chivatazo de un traidor» llevó a su detención y la de una treintena de compañeros. «La Gestapo se encargó de nosotros a conciencia. Pensaba que me mataban. Me tumbaban en una mesa y me ataban los pies y las manos por debajo para pegarme a gusto. Al volver a mi celda, tenía toda la espalda morada».

Ni Vicente ni ninguno de los más de 2.000 pasajeros hacinados en el tren que partió de la estación de Compiègne, en enero de 1944, sabía cuál era su destino final. Pero el 24 salieron de dudas cuando se vieron frente a la gran valla de Buchenwald, con una frase : «Jedem das seine» («A cada uno lo suyo»).

Jamas olvidó aquella primera visión: «Lo primero que ves es una fila de soldados con sus perros preparados para el ataque. Te dan un estacazo en la cabeza o en la espalda y andando hasta el campo».

Rapado, desinfectado, humillado, apaleado, ese 24 de enero de 1944, con los 19 recién cumplidos, García Riestra se convirtió en un número -el prisionero 42.553-, una pesadilla que llegó a su fin el 20 de mayo de 1945, cuando abandonó el campo con una promesa que cumplió hasta el final, contando su historia en colegios e institutos: «El horror que he vivido yo no quiero que nadie lo vuelva a vivir». Centros como el Carmen Ruiz-Tilve, cuyos alumnos guardarán hoy a mediodía un minuto de silencio y que hace apenas dos meses recibieron una carta suya en la que les contaba: «La juventud es primordial en mi lucha por la paz. Son ellos los que tienen en sus manos el devenir, las libertades y, sobre todo, la paz. Que no se repita, que la juventud pueda disfrutar de amor y libertad».

Vicente García Riestra, luchador inquebrantable, crítico, justo y rebelde, un paisano de una pieza, murió ayer tras recibir el pasado mes de junio los homenajes debidos de Siero -cuyo alcalde expresó ayer sus condolencias-, Noreña y Oviedo. Ha quedado inscrito en el registro de defunciones como Vincent García, su nombre francés. La dictadura le quitó la nacionalidad española y la democracia nunca se la devolvió.

leer más

Gijon: Homenaje a a las víctimas del campo de concentración de Mathaussen y a Rosario Acuña

12/05/2019 por

El sábado 5 de Mayo de 2019 hemos vuelto a estar rindiendo homenaje,con el resto de organizaciones memorialistas y republicanas,a las víctimas del campo de concentración de Mathaussen y a Rosario Acuña,en la senda del Cervigon ,en Xixon.

Un hilo rojo de la historia parece unir,en el tiempo y en el espacio ,a esta feminista y republicana, con quiénes sufrieron el exilio y lucharon contra el fascismo en España y en el resto de Europa.

Su ejemplo sigue marcando nuestro trabajo por un mundo mejor

  

leer más

“Los Castiello. La lucha por la libertad” en Llanes

06/05/2019 por

Martes, 7 de mayo.
20:00 h.
Salón de actos de la Casa Municipal de Cultura.
Entrada libre.
.
Se presentará la película “Los Castiello. La lucha por la libertad”. La proyección forma parte del programa conmemorativo “80 años del final de la Guerra Civil”.
.

La familia Castiello sufrió en la posguerra una dura represión. Vivió once años de sufrimiento y sacrificio, huyendo por los montes y pueblos y luchando por una libertad que finalmente no llegó a disfrutar. Pagó un alto coste: pérdida de padres y hermanos, destrucción de su patrimonio y los padecimientos y atrocidades a los que fueron sometidos sus miembros. Las secuelas son imborrables.
Llegó después a España el tiempo de la libertad y de la democracia, por el que tanto habían batallado ellos, y cayeron en el olvido. Quedaron sin reconocimiento alguno. Los políticos emergentes en la nueva situación, de uno y otro signo, no se acordaron de aquellos hombres valientes, verdaderos héroes de la resistencia antifranquista.
.

El director de la película, Luis Felipe Capellín, nacido en Cangas de Onís, fue concejal del Ayuntamiento de Gijón por el Partido Comunista y secretario general de Comisiones Obreras en Asturias. Tras abandonar la militancia política, inició sus colaboraciones en distintos medios de comunicación. Desde 1999 ha realizado varios trabajos cinematográficos, entre los que destacan “Sueños atrapados: la transición política en Asturias”, “Claveles en la distancia: la revolución de abril de 1974 en Portugal”, “México 68. Por la memoria: sobre la matanza de estudiantes en la Plaza de Tlatelolco” y “Guerrillero Quintana: la lucha por la libertad en los años 50 en los montes”. Su documental “Max Aub. Diario de Djelfa” fue seleccionado en la sección oficial del festival Tlanchana Fest de Matepec, México.
.

leer más

Piden la retirada de la placa franquista de la iglesia de Poo, Llanes

22/04/2019 por

La Asociación Foro Veneranda Manzano ha solicitado al arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, la retirada de la placa ubicada en la iglesia de Poo de Llanes. El elemento, colocado en los pórticos del templo, conmemora a «los caídos por la dictadura», recuerdan desde la entidad presidida por María Izquierdo Rojo.

 

Indican además que retirar la placa es obligatorio en cumplimiento de la ley de Memoria Histórica aprobada en el año 2007.

https://www.elcomercio.es/asturias/oriente/piden-retirada-placa-20190421011723-ntvo.html

leer más

Avilés: Homenaje a los que no tuvieron voz

17/04/2019 por

Numerosas personas rindieron ayer un homenaje a los 612 fallecidos durante la represión franquista en la comarca. / OMAR ANTUÑA
Numerosas personas rindieron ayer un homenaje a los 612 fallecidos durante la represión franquista en la comarca. / OMAR ANTUÑA

El Muro de la Memoria recuerda a 612 asesinados por la represión franquista

SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

Muchos perdieron la voz y la vida solo por pensar diferente durante la Guerra Civil y el franquismo. Sacados de sus casas y llevados a la Quinta de Pedregal se perdió su rastro, que ahora se sabe acabó en varias fosas comunes repartidas por todo Asturias. Desde ayer vuelven a tener identidad, que un día «se les robó sin previo aviso» tal y como recalcaron ayer sus familiares.

El cementerio de La Carriona rindió ayer un homenaje a los 612 asesinados entre 1937 y 1953 en la comarca de Avilés. Sus nombres figuran ahora sobre uno de los muros del camposanto. «Es una manera de dignificar sus vidas. Muchos se marcharon por un momento y nunca más volvieron. Ahora están ahí y todo el mundo debe saberlo», decía ayer Inés Iglesias, que tiene a cuatro familiares en la larga lista.

En el emotivo acto de ayer, que se hizo coincidir con la celebración del Día de la República, participaron varias familias, que hicieron memoria para rescatar la historia de sus antepasados y ponerla en valor. Todos estuvieron arropados por las autoridades comarcales y asociaciones de la memoria histórica. «Se necesitaba un sitio para recordar a todos los asesinados, daba pena ir a otras ciudades y que allí se les reconociera y aquí no», destacaba Alejandro Ferrer, de la Plataforma por los Servicios Públicos y descendiente de una de las víctimas del franquismo en la comarca.

El proyecto no está cerrado, ya que se siguen recibiendo nombres de personas asesinadas, que se añadirán para que todas estén representadas en el Muro de la Memoria. «Es lo mínimo que podemos hacer por tantas víctimas que se cobró la represión franquista», decía ayer en el homenaje Carmen García, profesora de la Universidad encargada del proyecto ‘Mapa de fosas comunes en Asturias y base de datos de las víctimas’.

https://www.elcomercio.es/aviles/homenaje-20190415014510-ntvo.html

leer más

Así se vivió en Gijón la proclamación de la Segunda República

17/04/2019 por

«El público llenaba las calles hasta extremos que no pueden expresarse», dicen las crónicas de la época, que calculaban que hasta 15.000 personas se congregaron en la plaza Mayor cuando se izó la bandera republicana en el balcón consistorial

E. G. Bandera
Gijon

«No es un sueño, pero lo parece. España está dando ante el mundo un admirable ejemplo de ciudadanía: un cambio de régimen sin convulsiones, sin trastornos, sin desbordamientos». Así iniciaba el 15 de abril de 1931 su editorial el periódico republicano gijonés El Noroeste, que se editó entre 1897 y 1936. El sueño era la proclamación de la Segunda República en España, 58 años después de la primera, en una «jornada histórica», la del 14 de abril de 1931, que en Gijón se vivió entre multitudes como jamás se habían visto.

Portadas de 'El Noroeste' y 'La Prensa' el 15 de abril de 1931, tras la proclamación de la República
Portadas de ‘El Noroeste’ y ‘La Prensa’ el 15 de abril de 1931, tras la proclamación de la República

Al menos así lo contaban las crónicas de La Prensa, otro periódico que también se editó en Gijón hasta 1936, que se denominaba independiente y que no estaba ni mucho menos tan cercano al hondo espíritu republicano de El Noroeste. «Cuando avanzaba la mañana y ya iban recibiéndose noticias de Madrid, el público llenaba las calles hasta extremos que no pueden expresarse». La gran noticia que se esperaba de Madrid era una: la proclamación de la República, tras haberse impuesto el frente electoral republicano socialista en las elecciones municipales del domingo 12 de abril de 1931. En Gijón, los resultados habían sido apabullantes: la candidatura republicana conseguía el 71% de los votos emitidos.

Portadas de los periódicos gijoneses 'El Noroeste' y 'La Prensa', tras el resultado de las elecciones municipales del 12 de abril de 1931
Portadas de los periódicos gijoneses ‘El Noroeste’ y ‘La Prensa’, tras el resultado de las elecciones municipales del 12 de abril de 1931

Cómo iba a materializarse el traspaso de poderes en un país que un domingo se acostó monárquico y un lunes se despertó republicano generó expectación e incluso inquietud entre los gijoneses, que ya el 13 de abril de madrugada protagonizaron la primera manifestación en la plaza del Carmen, cuando se supo que se pretendían convocar Cortes Constituyentes para dilatar el proceso. Allí era donde tenía su sede el Círculo Republicano de Gijón. De allí, y también de la calle Corrida, salían multitudinarias manifestaciones a mediodía del 14 de abril en dirección a la entonces plaza de la Constitución, hoy la plaza Mayor, para pedir al alcalde saliente que comunicara por telegrama al Gobierno también saliente de Madrid que el pueblo de Gijón quería que se proclamase ya la República.

«La República es inminente. Recomendamos serenidad y calma»

A lo largo de todo el día las idas y las venidas de las multitudes que se concentraron en las calles del centro de la ciudad fueron continuas. Al igual que los vivas a la República. Y siempre expectantes por las pizarras con las que se informaba de lo que acontecía en Madrid. «La República es inminente. Recomendamos serenidad y calma», decía la que se colgó a la una y media de la tarde en la sede del Comité Central Revolucionario. Al poco, en la esquina de la calle Libertad con la concurridísima plaza del Carmen, se escuchan aplausos, ovaciones y vivas cuando se cuelga un rótulo con el retrato del capitán Fermín Galán, héroe republicano que había sido condenado a muerte por liderar la sublevación de Jaca y que había sido ejecutado cuatro meses antes

«La animación continúa por las calles, siempre con la plaza del Carmen como principal eje de la expansión popular», escriben en La Prensa. Por la tarde, dice también la crónica de El Noroeste, «las noticias llegadas de Madrid aumentaron la efervescencia en las calles; los acontecimientos se precipitaban y era necesario que todo estuviera preparado para que la transformación causase los menores perjuicios posibles». Se suceden las reuniones entre los concejales electos e incluso se inician los trámites para liberar de la cárcel de El Coto a los 24 «presos políticos», uno de ellos militar, que habían sido apresados en diciembre y que pertenecían a la Confederación General del Trabajo.

Se iza la bandera: «Fue un momento grandioso. Indescriptible»

Y «todo se desborda» cuando se proclama la República. Pasadas las cuatro de la tarde, la bandera republicana se iza en el balcón principal de la casa consistorial. «En la plaza del ayuntamiento se había agolpado enorme gentío que daba ¡vivas! y lanzaba significativos gritos. El Comité (revolucionario) creyó era llegado ya el momento de proclamar la República en Gijón y, a tal fin, utilizando la bandera del Partido Republicano Federal, se procedió con gran solemnidad a izarla en el asta del balcón central. Fue un momento grandioso. Indescriptible», recoge El Noroeste.

«Los millares de personas que en aquel lugar se encontraban, se descubrieron, y durante dos minutos el silencio fue absoluto». La solemnidad pudo con los gijoneses. «Luego, se desbordó el entusiasmo y los vivas se multiplicaron. Las personas se abrazaban emocionadas, mientras muchos hombres lanzaban al aire sus gorras en señal de júbilo». Los políticos electos, ya en el consistorio, improvisan los primeros discursos. “Seguid dando pruebas de sensatez y cordura, y demostraremos como hasta ahora hemos hecho, que los del desorden son ellos. Ha caído la monarquía podrida y vosotros, con vuestras papeletas en la elección del domingo, le preparasteis el sudario. Levantad los corazones, y ya dado este paso, con la misma decisión, con la misma serenidad y confianza con que hemos sabido izar esta bendita enseña de una patria que nace, aprestémonos a defenderla, dando por ella incluso la vida”.

Júbilo tras la liberación de 24 presos republicanos

Se repartieron banderitas republicanas entre la gente y también se descolgaron los retratos del rey de diversos salones del ayuntamiento. Sin embargo, aún quedaba pendiente la liberación de los presos de El Coto. A las ocho y media de la noche, «en medio de una gran emoción», se comunica que van a ser puestos en libertad de inmediato y que van a llevarles a la plaza del ayuntamiento. Llegan a las diez de la noche. «Una enorme masa de gente se congrega en la plaza, todo invadido de un compacto público», dice la crónica de La Prensa, que hace notar que hasta los balcones de los edificios estaban llenos de personas.

Cuando llegan, los periodistas presentes califican de «ensordecedores« los vivas a la República, a los jóvenes presos -que habían insistido en que no hubiera violencia alguna para liberarlos y que estaban dispuestos a seguir más días encarcelados si así fuera necesario- y a la Confederación General del Trabajo. «El espectáculo de tan gran manifestación era realmente imponente, cual nunca se presenció en la plaza del ayuntamiento», escriben en La Prensa. «La plaza presentaba un aspecto imponente, agolpándose allí más de 15.000 personas», dice también El Noroeste. Hay que insistir en que todo acontece en 1931.

Desde el balcón del ayuntamiento se lanza este mensaje: «Ya veis como la naciente República cumple sus compromisos. Nuestro primer esfuerzo fue devolver a sus hogares a los seres queridos, a estos perseguidos que perdieron la libertad por defender un ideal sacrosanto. Seguid teniendo confianza en el Comité y, sobre todo, conservad la serenidad, dando un alto ejemplo de civismo. Nada de algaradas inútiles. Retiraos tranquilos a vuestros hogares con la satisfacción de lo realizado en este gran día».

Rondallas durante toda la noche

Y, según La Prensa, el público se disuelve «pacíficamente» y «guardando la serenidad de la que dio muestras durante todo el día» después de que la banda de música toca el himno de Riego y la Marsellesa. No obstante, «durante toda la noche continuó el entusiasmo del pueblo, recorriendo las calles muchos grupos con banderas republicanas y gorros frigios», en rondallas, con vivas continuos y «entusiastas» a la República. E incluso en la plaza del Carmen, que por lo menos entonces pasó a llamarse la plaza del capitán Galán, la Banda de Gijón da un concierto y recorre las calles tocando de nuevo La Marsellesa y la Internacional, «siendo en todas partes acogida su presencia con nutridos aplausos».

El día, en resumen, transcurre entre júbilo y sin que se registrara «ni el más mínimo incidente». Ni siquiera cerraron los comercios. «Mujeres gijonesas de todas las clases sociales lucían escarapelas o banderas con los colores republicanos. Nuestras calles, aun las más distantes del centro de la población, presentaban animado aspecto. La gente menuda las recorría cantando y luciendo la bandera de la República. Y, en medio de tanto alborozo, de tanta libertad, ni el más mínimo incidente desagradable», iniste la crónica de El Noroeste.

Alertando contra la «cavernocracia»: «Son los mismos que sirvieron a la dictadura»

Un periódico, El Noroeste, que no había dudado desde sus páginas, antes de las elecciones municipales del 12 de abril, en animar a sus lectores a plantar cara a la «cavernocracia» con mensajes como el siguiente: «¡Obreros de Moreda y Gijón: estáis siendo coaccionados! Los listeros os preguntan si estáis dispuestos a votar la candidatura cavernícola, apodada vergonzantemente gijonesa. Según vuestra respuesta, los listeros os cruzan con una raya roja o negra en las listas. ¡Contestad todos que sí! Pero mucho cuidado con votar ni uno solo esa candidatura que representa vuestra esclavitud. ¡Votad a las izquierdas, que votando a las izquierdas votáis la libertad de los que están en cárceles por defender vuestros derechos de hombres!»

La historia es cíclica y los discursos también acaban siendo parecidos: «Elector gijonés: fíjate en la candidatura de los cavernícolas. Son los mismos que sirvieron a la dictadura y que ahora quieren sorprenderte con el calificativo de gijonistas, a pesar de no ser gijoneses la tercera parte de ellos». Aquellas elecciones habían estado precedidas por un ambiente caldeado, tanto que este periódico incluso aconsejaba «llevar un buen bastón en la mano por si acaso» el día de las elecciones o que se estuviera vigilante de acudir «a votar en pandillas, o sea, en rebaños conducidos por el amo». Sin embargo, tampoco hubo incidentes.

Sea como fuere, tras aquella jornada «que parecía imposible», el 14 de abril se marcó en el calendario como día de fiesta. Los primeros años con desfiles de las tropas, siempre con banderas republicanas ondeando en los balcones y hasta cerrando sus puertas el comercio local. «Hoy festejamos el primer aniversario de la República que vino sin disparar un tiro, sin causar una víctima. Este festejo de hoy significa más de lo que se cree», diría, en el discurso del primer aniversario de la Segunda República en Gijón, el entonces alcalde Gil Fernández Barcia. Aquel espíritu republicano tiene hoy, en Gijón precisamente, su reflejo en los actos que ha organizado el colectivo de entidades republicanas y memorialistas de la ciudad con motivo del 88 aniversario de la proclamación de la Segunda República. Así, a las 11.30 horas, se celebrará la tradicional ofrenda floral ante la fosa común de El Sucu y, a las 21 horas, la V Cena Republicana de Asturias, en una parrilla de Poniente. Entre medias, a las 19.30 horas, la manifestación por la Tercera República en Oviedo.

leer más

Asturies: Un Día de la República contra «quienes quieren volver a los tiempos negros»

17/04/2019 por

Cientos de personas cruzaron el centro de Oviedo con la manifestación a favor de la República. / PABLO LORENZANA
Cientos de personas cruzaron el centro de Oviedo con la manifestación a favor de la República. / PABLO LORENZANA

Cientos de personas acuden al cementerio de El Sucu y a la movilización de Oviedo para honrar a quienes «lucharon contra el fascismo»

M. MENÉNDEZ / SANDRA S. FERRERÍA GIJÓN / OVIEDO.
36

Los republicanos asturianos cumplieron ayer un día más con la tradición de honrar a aquellos que defendieron y dieron su vida por la Segunda República. Los escenarios elegidos en la región fueron el cementerio civil de El Sucu, donde se celebraron dos actos, uno organizado por el Partido Socialista y otro por las entidades Ateneo Obrero y Sociedad Cultural Gijonesa, y el centro de Oviedo, donde cientos de personas recorrieron las calles en memoria de «quienes lucharon contra el fascismo». Todos los actos tuvieron como nexo común la alarma que les ha causado la fuerte aparición de un partido de la derecha (Vox) que, aseguran, afrenta todos sus ideales.

Los socialistas lo dijeron bien alto en Gijón. «Este 14 de abril es especialmente importante porque coincide con el rearme de las simbologías que quieren que no estemos. Quieren sepultar bajo tierra los valores que defendemos los republicanos», dijo la socialista Ana González, quien abundó que «hoy vemos cómo hay quienes pretenden hacernos regresar a esos tiempos negros». Por ello, apuntó que «tenemos la oportunidad de un nuevo florecer de España. Tenemos que salir a por todas en las próximas elecciones». También fue duro con Vox Florentino Antuña, presidente de la Agrupación Municipal Socialista de Gijón, pues dijo que la formación de Santiago Abascal «es más contundente y no se esconde. Dice que va a eliminar las autonomías, los matrimonios entre personas del mismo sexo, la ley del aborto, todo…».

Con esa crudeza quisieron llamar a la movilización de sus bases en un acto del Día de la República ante las tumbas de Eduardo Varela, uno de los fundadores del Partido Socialista en Gijón, y de Teresa Olay ‘La Chispa’, quien bordó la primera bandera republicana con la que se celebró el Primero de Mayo en la ciudad y que, a la postre, sirvió de mortaja en su funeral. Precisamente, en el acto intervino Aida Rodríguez, nieta de Teresa Olay, quien leyó un poema de Antonio Machado y dijo de su abuela que «siempre vivió en nosotros el alma republicana que nos inculcaron. Está hoy aquí con todos nosotros». Más multitudinario fue el acto posterior organizado por el Ateneo Obrero de Gijón y la Sociedad Cultural Gijonesa en la fosa común de El Sucu. Son ya más de una decena las entidades republicanas de la ciudad que se suman a este homenaje que se vuelve una «reivindicación de la libertad y la democracia», según apuntó el presidente ateneísta, Luis Pascual.

La importancia de la mujer

Intervino en el acto Enriqueta Ortega, historiadora e investigadora de temas relacionados con la represión franquista, quien consideró fundamental «recordar a los hombres y mujeres que consiguieron hacer realidad la república democrática de los trabajadores de toda clase». Hizo referencia a los cambios políticos, jurídicos, sociales y culturales que supuso la Segunda República y el importante papel que jugaron las mujeres, como Victoria Kent o Clara Campoamor.

Pero también resaltó la importante labor de las mujeres durante el franquismo y, especialmente, «en el cuidado de esta fosa, cuando se estaban haciendo exhumaciones para eliminar cualquier vestigio de la represión». E hizo especial mención a Rafaela Lozano, una gijonesa que durante muchos años luchó por preservar la fosa común y «hoy está en un nicho cercano, desde donde sigue cuidando la fosa donde reposan los restos de su hijo», apuntó Ortega.

«La tumba del fascismo»

«España mañana será republicana» o «Asturias será la tumba del fascismo». Estos fueron algunos de los cánticos que entonaron ayer centenares de asturianos -según la Policía Local- mientras recorrían el centro de Oviedo para reivindicar un cambio en el modelo político del país dejando atrás la Monarquía para dar paso a una República, la tercera en la historia de España.

Convocados por la Plataforma Asturies por la República, los manifestantes partieron a las 13.30 horas desde la Estación de tren del Norte hasta la plaza Porlier, pasando por Uría, Fruela, plaza de la Constitución y Cimadevilla. «Reivindicamos no solo la memoria de los que lucharon por la libertad contra el fascismo, sino también una forma de estado republicana», explicó Raúl Martínez, miembro de la Plataforma. Exigen que se abra el debate sobre el modelo de país «que queremos los trabajadores, que somos los que producimos», indicó.

Asimismo, recordaron que cuando se aprobó la actual Constitución, que data de 1978, no fue posible elegir el modelo político de la República. «Se colocó al pueblo en la disyuntiva de o mantener la dictadura fascista o votar la Constitución», lamentó Martínez. Además, criticó que en la actualidad la mayor parte de los españoles, por cuestiones de edad, «no han votado ese texto», y por ello piden la apertura del debate, «en el que los trabajadores deben jugar un papel predominante», y la reforma de la Carta Magna.

https://www.elcomercio.es/politica/republica-quieren-volver-20190415014459-ntvo.html

leer más